La compañía inglesa ARM ha presentado un nuevo procesador denominado Cortex-A17 que los fabricantes podrán incluir a partir de ahora en los chips que se utilizan en los dispositivos móviles. Aunque el uso principal son los smartphones, los procesadores basados en la arquitectura ARM se están utilizando cada vez más en automóviles, televisiones inteligentes, y otros productos para el hogar.

ARM promete que los Cortex-A17 proporcionan un 60% de mejora en su rendimiento frente a los Cortex-A9 de hace algo más de dos años y que están en uso en SoC como el Apple A5 o el Samsung Exynos 4210, pero reduciendo a su vez el consumo. Los nuevos procesadores con Cortex-A17 están destinados a mejorar el rendimiento de la gama media de smartphones y tabletas, y por ello soportan la tecnología big.LITTLE de ARM. Dicho de otro modo, que pueden funcionar cuatro de estos núcleos A17 junto a otros cuatro de menor potencia (y consumo) como Cortex-A7 y repartir la carga según las necesidades de cada aplicación en particular para optimizar consumo.

Ahora todo depende de los fabricantes de SoCs para decidir cuándo lanzarán al mercado los primeros chips que incluyan estos núcleos, y de los fabricantes de dispositivos para que los incluyan. ARM espera que eso ocurra a finales de año, y que se popularice a lo largo de 2015.

Imagen externa

Vía: ARM.