El éxito de Windows Phone 8 durante el último año ha sido en gran parte debido al gran trabajo que ha realizado Nokia con su serie de teléfonos Lumia. Incluso han acaparado más del 80 por ciento de las ventas de smartphones Windows Phone 8 y además han seguido innovando en el sector de las cámaras para teléfonos con su Lumia 1020, más bien una cámara con capacidades de teléfono.

Ahora Steve Ballmer ha anunciado en un comunicado que Microsoft va a cerrar en los próximos meses la compra de la división de telefonía de Nokia, lo que incluye licencias para utilizar las patentes de la compañía, así como las fábricas y el personal relacionado con la fabricación de los dispositivos de Nokia, en total unos 32.000 empleados.

El acuerdo se ha cerrado por un valor de 5.440 millones de euros en efectivo (unos 7.170 millones de dólares), de los que corresponderían 3.790 millones de euros por el negocio de telefonía y 1.650 millones por las patentes. Otro aspecto a destacar es que el acuerdo incluye una apertura de línea de crédito a la compañía finesa por valor de 1.500 millones de euros. La adquisición se completará en el primer trimestre de 2014. Las acciones de Nokia se han disparado cerca de un 40 por ciento hasta situarse en los 4.12 euros por acción tras abrir a 2.96 euros.

Este movimiento sigue a los crecientes comentarios de los accionistas de la compañía finesa de que apostar exclusivamente por Windows Phone 8 era un suicidio para la compañía. Ahora, sin las ataduras de ese sistema operativo, Nokia podría reorientar su negocio a otros sistemas operativos como Android, a los que llevar sus patentes, sobre todo aquellas relacionadas con las cámaras de fotografía digital y procesado de imagen.

Microsoft ha adaptado su estrategia a largo plazo hacia los dispositivos y servicios, los dos aspectos que ha adquirido Microsoft de Nokia, por lo que este movimiento de adquirir una empresa fabricante de smartphones, un negocio en el que todavía no se había metido Microsoft, encaja bien con los planes de la compañía de Steve Ballmer.

En el apartado de servicios, el acuerdo incluye también una posición privilegiada recíproca en el uso de la información y patentes del servicio HERE Maps y Bing Maps, cuyos datos también usa Google Maps mediante la filial Naviteq de la compañía finesa.

Las consecuencias de esta compra para los demás fabricantes que esperaban sacar al mercado nuevos teléfonos con Windows Phone 8 está por ver.

Fuente: Microsoft. Vía: TechCrunch, El Mundo.