Que Samsung tenga previsto vender más de 700 millones de teléfonos móviles este año tiene como consecuencia que saca constantemente smartphones de todos los tamaños y precios. Es lo que ocurre con el recién anunciado Galaxy Core, que tiene unas características de gama media-baja.

Sus características acompañan su franja de precio: pantalla de 4.3 pulgadas a 800x480 píxels, procesador de doble núcleo a 1.2 GHz, cámara de 5 megapíxels, frontal VGA, 1GB de RAM, 8GB de almacenamiento interno, Bluetooth, WiFi 3.0 y Android 4.1 Jelly Bean. Como ya es habitual, existirá una variante con doble SIM y ambas tarjetas podrán estar activas simultáneamente.

Tiene un tamaño de 129.3 x 67.6 x 8.95 mm (el Galaxy S4 son 136.6 x 69.8 x 7.9 mm), pesa 124 gramos y posee una batería de 1.800 mAh. No cuenta con conectividad NFC, y ya empieza a ser lo normal en los smartphones. El software que le acompañará será Smart Stay (para saber cuándo el usuario está mirando a la pantalla y cuando no), Smart Alert (avisa de los mensajes pendientes cuando el usuario sostiene el teléfono), Motion UI (para añadir funcionalidades que se activan con ciertos movimientos) y S Voice (comandos de voz mejorados).

La versión con una SIM estará disponible en julio y la de dos a finales de este mes. Vendrá en dos colores: blanco y negro.