Warner Bros. está corrigiendo poco a poco el rumbo de sus películas basadas en los personajes de DC Comics, especialmente tras el batacazo en taquilla de Liga de la Justicia. Este año solo se ha estrenado una película de DC, Aquaman, la cual ya ha debutado en China.

El país asiático, uno de los mercados más importantes del mundo, es hoy en día crucial para el éxito o el fracaso de una cinta, como ya descubrió Disney por las malas con el Episodio VIII y con Han Solo: Una historia de Star Wars, o Sony por las buenas, estudio que ha tenido que aumentar el tiempo en cartelera que Veneno estará en los cines. En el caso de Warner, la película protagonizada por Jason Momoa ha sido todo un éxito.

En su primer fin de semana, Aquaman ha logrado 93,6 millones de dólares de recaudación, consiguiendo un 92 por ciento más de taquilla que Liga de la Justicia y un 78 por ciento más que Batman v Superman. Además, ha sido el mayor estreno jamás en el mes de diciembre en el país, con un 85 por ciento de cuota de mercado.

La maniobra de Warner Bros. de estrenar antes en China ha sido un éxito, aupada por unas buenas críticas y el boca a oreja del público local. Si el éxito se replica en el resto del mundo, tal vez Marvel Studios tenga finalmente competencia en este mercado de películas de superhéroes, para hacer que esa competencia aumente la calidad de las películas de superhéroes mejore, para beneficio del público.

Vía: Cosmic Book News.