La novela futurista Dune de Frank Herbert inició con un éxito abrumador una de las sagas de mayor impacto de la literatura de ciencia ficción, la cual toca varias temáticas siendo las principales épica, aventura, suspense, política, conspiraciones, religión, ecología y genética.

Este éxito quedó plasmado en la obtención de los premios Nébula (1965) y Hugo (1996), marcándolo como una novela de obligada lectura para todos los interesados en el género y cuanto menos entretenida para la gran mayoría de los lectores. De hecho, he de confesar que yo leí la novela hace bastantes añitos porque la compró mi madre, que no es nada del género, le gustó mucho y me la recomendó. Esto me lleva por otro lado a indicar que va a resultar de interés también para niños (personalmente lo leí con 11 años), dado que si la trama política y otros detalles van a pasar un tanto desapercibidos, la aventura merece la pena.

El éxito de Dune quedó también en otros muchos productos y formatos, incluyendo la gran pantalla, una miniserie y un papel fundamental en la historia de los videojuegos.

Dune: el libro y la saga original

Existen pocas voces contrarias a afirmar que Dune es una gran novela, pero nadie puede negar que fuera un éxito rotundo en ventas. Incluso las voces críticas suelen centrarse en argumentar que Herbert creó un maravilloso universo pero que no supo sacarle todo el partido posible.

La historia de Dune tiene lugar en un imperio galáctico a más de 20.000 años de nuestros días, el cual presenta una estructura feudal, donde los pilares fundamentales son el Emperador, varias Grandes Casas, la CHOAM (una compañía comercial), la Cofradía Espacial y la Hermandad Bene Gesserit.

La particularidad de este mundo es que, por un motivo que no revelaré, el uso de máquinas pensantes (con inteligencia artificial) está prohibido y sus habitantes se las han tenido que arreglar para hacer viajes espaciales sin ellas. Sin embargo, para poder realizar estos viajes hace falta una sustancia conocida como Melange (especia) que solo puede encontrarse en un planeta desértico llamado Dune o Arrakis.

La producción de especia en el planeta está controlada por la Casa Harkonnen pero un buen día al emperador le da por pedir a la Casa Atreides que se traslade también a Arrakis a colaborar en tareas de extracción de especia; pasando por alto que estas dos casas son enemigas desde hacía varios cientos de años. La historia gira entorno a las aventuras vividas por Paul Atreides, heredero del ducado de la Casa Atreides, desde el momento en que debe partir junto a su padre, el Duque Paul Atreides y el resto de su Casa a Arrakis.

Los libros que continúan la saga son más complejos y requieren prestar cada vez más atención a los detalles. De hecho, diría que la complejidad avanza sucesivamente en cada nuevo libro. Por otro lado, la traducción dificulta el entendimiento de lo que sucede, aunque no culpo demasiado a los traductores, ya que, en cierto momento de la historia es complicado seguir el hilo y requiere haber leído con atención los libros anteriores.

Frank Herbert continuó la saga con El mesías de Dune (1969) Hijos de Dune (1976), Dios emperador de Dune (1981), Herejes de Dune (1984) y Casa Capitular Dune (1985). En principio Herbert solo quería escribir una trilogía, pero fue tal el éxito de ventas que decidió escribir un tomo más para cerrar la saga y por idénticos motivos procedió a escribir un quinto y un sexto volumen. Lamentablemente, Herbert muere en 1986 dejando un final completamente abierto a una nueva entrega.

Continuación por Brian Herbert y Kevin J. Anderson

Será el propio hijo de Frank Herbert, Brian, el encargado de continuar la saga de Dune con el apoyo de Kevin J. Anderson. Según afirman, todo lo escrito se basa en las notas que Brian logró recuperar de su padre. La polémica fue por partida doble, primero porque algunos no terminaron de creerse las supuestas notas de Frank Herbert y segundo porque juzgaron que la calidad literaria estaba por debajo de las anteriores obras.

Lo cierto es que si se omiten los libros relacionados con Dune de las publicaciones de Brian Herbert, la lista pasa mucho más desapercibida que la de Kevin J. Anderson, autor de los libros de The Saga of the Seven Suns y de varias novelas relacionadas con el universo de Star Wars, StarCraft, Titan A.E. y Expediente X, así como numerosos cómics.

Todo apunta a que Brian y Kevin siguen una estrategia planificada para explotar la serie. En lugar de escribir el libro que teóricamente cerraría la serie, comenzaron escribiendo dos trilogías de precuelas, la primera narra hechos inmediatamente anteriores a la saga original y la segunda retrocede nada menos que diez mil años.

Tras esto publicaron los dos libros que cerrarían el final dejado en el aire por Frank Herbert, Hunters of Dune y Sandworms of Dune, pero la cosa no se quedó ahí. En la actualidad Brian y Kevin siguen publicando novelas del mundo de Dune, concretamente tienen abiertas dos series más.

La primera, Heroes of Dune será una tetralogía que pretende cubrir huecos entre las novelas de la saga original de Frank Herbert, se han publicado 2 novelas: Paul of Dune y The Winds of Dune; y tienen otras dos anunciadas.

La segunda Great Schools of Dune se centra en los hechos ocurridos tras la Jihad Butleriana (en orden de lectura sería el siguiente a The Battle of Corrin) contando con tres novelas: Sisterhood of Dune y Mentats of Dune y la tercera, Navigators of Dune. Podéis encontrar más información sobre las novelas de Dune en su página oficial , a día 28 de enero de 2019, fecha en la que se actualiza este artículo, cuenta con 14.

Los libros realizados por Brian y Kevin han recibido bastantes críticas (considero que más que fundadas en algunos casos), pero lo cierto es que el volumen de publicación y ventas habla por sí mismo de la acogida real. Por mi parte, puedo deciros que la gente que conozco que no estaba familiarizada con el universo de Dune ha disfrutado leyendo las novelas de Brian y Kevin mientras que los que sí lo estaban presentan todo tipo de opiniones. Lo curioso es que la mayoría se los ha leído todos, uno tras otro, aunque afirmen que no les gusten; supongo que será por la fuerza que ejerce eso de dejar un final abierto en un universo impresionante, de esos que te atrapan.

Su influencia en la historia de los videojuegos

Los dos primeros juegos de Dune tuvieron un importante impacto en la historia de los videojuegos, aportando novedades al género y particularmente me parecen unos auténticos juegazos, que todo el mundo debería disfrutar. El primero titulado simplemente como Dune, desarrollado por Cryo Interactive y publicado en 1992, sorprendió mezclando estrategia en tiempo real y aventura gráfica profundizando mucho en el universo de la saga, yo no hay año que no vuelva a jugarlo.

El segundo Dune II: Battle for Arrakis [i](Dune II: The Building of a Dynasty[/i] en EEUU), desarrollado por Westwood, definió el arquetipo que seguirían en el futuro los juegos de estrategia en tiempo real como Command & Conquer, Warcraft o Starcraft. Aparecieron versiones para MS-DOS, Amiga, RISC OS y Mega Drive.

Los siguientes dos juegos, Dune 2000 (1998 Westwood) y Emperor: Battle for Dune (2001, Westwood, con una genial banda sonora) siguieron la línea RTS. En 2001 Cryo lanzó al mercado Frank Herbert's Dune, un juego que intentó acompañar a la miniserie que apareció en Sci Fi Channel en el año 2000. El juego no tuvo demasiado éxito (tampoco fué un fracaso) aunque sí destacó su banda sonora. También en 2001, Cryonetworks anunció Dune Generations, un juego RTS en línea en un mundo persistente, lamentablemente, fue cancelado tras la bancarrota de Cryo en julio de 2002.

Dune en la gran pantalla

La historia de la adaptación de Dune al cine es tan apasionante como para narrarlo en un documental. En 1971 la productora Apjac International, dirigida por Arthur P. Jacobs adquirió los derechos de Dune para la realización de la película. Jacobs estaba ocupado realizando una secuela para El planeta de los simios así que la película se retrasó y no pudo pasar a producción antes dela muerte de Jacobs en 1973, dando lugar a su cancelación.

En 1974 un consorcio francés liderado por Jean.Paul Gibon compró los derechos y planificó una adaptación a la gran pantalla fue muy potente. Solicitó a Alejandro Jodorowsky que dirigiera la película y este buscó la ayuda Jean Giraud (Moebius, el creador de la revista Metal Hurlant) y H.R. Giger. Los planes de Jodorowsky contaban con actores como Orson Welles (Barón Harkonnen), Salvador Dalí (Emperador Shaddam IV), Gloria Swanson, David Carradine, Geraldine Chaplin, Alain Delon, Hervé Villechaize, y Mick Jagger. Por si fuera poco se esperaba que la banda sonora hubiera sido compuesta por Pink Floyd.

Lamentablemente, la película no llegó a terminar de producirse por discrepancias entre este y Herbert. Lo cierto es que Jodorowsky más que adaptar Dune la reescribió, de hecho, Herbert alegaba que el guión de Jodorowsky resultaría en una película de más de 14 horas.

Por otro lado, es todavía más cierto que entre Jodorowsky y Moebius elaboraron un espectacular storyboard que en sí mismo es toda una obra de arte. Existe un interesante documental de 2013 donde se narra la experiencia fallida, titulado Jodorowsky’s Dune, que da la oportunidad de conocer el proceso por el que pasó la película, cómo se fueron uniendo los distintos principales implicados y saca a la luz material espectacular desarrollado para la película. Totalmente recomendado si estás interesado en el universo Dune.

Vídeo

En 1976, Dino De Laurentiis adquirió los derechos de la película y solicitó a Herbert realizar un nuevo guión en 1978. De Laurentiis contrató a Ridley Scott como director y Rudy Wurlitzer como guionista; pero en esta ocasión tampoco hubo suerte. Poco antes de que expiraran los derechos para la elaboración de la película Raffaella De Laurentiis solicitó a David Lynch que dirigiera la película.

Esta vez la película llegó a terminarse, contando con Kyle MacLachlan en el papel protagonista de Paul Atreides, Francesca Annis como Lady Jessica, Siân Phillips como la Reverenda Madre Gaius Helen Mohiam, Jürgen Prochnow como el Duque Leto Atreides, Kenneth McMillan como el Barón Harkonnen, Brad Dourif en el papel del Mentat Piter de Vries, Patrick Stewart como Gurney Halleck y Sting como Feyd Rautha Harkonnen. El tema principal de la película, "Prophecy Theme" fue encargado a Brian Eno y el resto de la banda sonora original fue compuesta por el grupo estadounidense Toto.

Vídeo

Aunque Herbert quedó contento con la película puesto que, según su impresión, reflejaba fielmente a la novela, lo cierto es que su acogida fue mediocre. Los fanes de la novela no quedaron muy satisfechos con la adaptación, mientras que aquellos que no conocían el universo no eran capaces de entender la película.

En 2008 Paramount Pictures anunció una nueva película basada en el libro, que sería dirigida por Peter Berg y contaría con Brian Herbert y Kevin J. Anderson como consejeros técnicos. Lamentablemente, volvió a cancelarse en marzo de 2011, tras el abandono de Berg y posteriormente de Pierre Morel como directores.

A finales de 2016 Legendary Pictures compra todos los derechos e inicia un nuevo proyecto dirigido por Denis Villeneuve’s, quien cosechó un buen éxito con Blade Runner 2049, la continuación a otra gran obra de la ciencia ficción. Poco después del anuncio, Villeneuve indicó que su intención es hacer algo bastante distinto a la adaptación de David Lynch y mucho más fiel a los libros originales. Si todo va bien la película comenzará a rodarse a mediados de 2019 y estaría en cines a finales del 2020, poco más ha trascendido hasta la fecha, pero parece que el proyecto continúa a buen ritmo.

Dune en otros formatos

John Harrison decidió realizar una miniserie en el año 2000 adaptando la novela a la pequeña pantalla, que sería emitida por Sci-Fi Channel. La miniserie obtuvo más éxito que la película, lo que permitió que en 2003 se continuara la miniserie adaptando las siguientes dos novelas de la saga.

La versión en cómic vino de manos de Marvel, aunque realmente adaptó la película de David Lynch no la novela. Para ello contó con el dibujante Bill Sienkiewicz quién logró reflejar casi a la perfección la película en las viñetas que bien pudieran ser catalogadas como hiperrealistas. En España fue editado por Ediciones Forum dentro de la colección Novelas Gráficas Marvel (1985).

También se desarrolló un juego de rol (de libro) inspirado en el universo de Dune bajo el título Dune: Chronicles of the Imperium y por supuesto, también tiene una historia más que curiosa. En concreto el juego fue desarrollado por Last Unicorn Games, justo después de que crearan un juego de cartas coleccionables basada en el universo y justo antes de que fuera adquirida por Wizards of the Coast, la cual tiene los derechos del famoso juego Dungeons and Dragons. A pesar de que el juego era de excelente calidad, Wizards of the Coast no estaba a favor de publicarlo, puesto que el sistema de juego que empleaba no era el mismo que llevaba su línea editorial.

Por no tirar todo el trabajo ya realizado, en el año 2000 se publicaron 300 copias que en su mayoría fueron vendidas en la GenCon. La gran calidad del libro realizado por Owen Seyler, Christian Moore y Matthew Colville, unido a la rareza del mismo ha hecho que este se haya convertido en uno de los libros del género catalogados como “de coleccionista” (de los pocos junto a la primera edición de D&D), alcanzado precios bastante altos en el mercado secundario.

Wizards of the Coast tenía pensado editar un nuevo juego de rol de Dune basado en su sistema de juego, pero resultó otro proyecto cancelado, dicen en los mentideros que una vez más fue por problemas con los derechos y el intrusismo de Brian Herbert y Kevin J. Anderson.

También existen varios temas musicales destacables inspirados en el mundo de Dune, especialmente en el ámbito de la música electrónica y en el del metal. Por ejemplo, Traveller in Time de Blind Guardian está basada en los viajes temporales del protagonista de la novela Paul Atreides, To Tame a Land de Iron Maiden (que en principio se iba a llamar Dune, pero una vez más hubo negativa en cuanto a los derechos) también está inspirada en la novela, además esta canción apareció en el albun Black Clouds & Silver Linings de Dream Theater.

Existen bandas que toman su nombre directamente de la novela como el de la banda alemana de happy hardcore Dune, que ha publicado varios albunes con temas basados en viajes espaciales o la banda de hardcore progresivo Shai Hulud. El tema de Fatboy Slim Weapon of Choice, también tiene un par de versos inspirados en la novela y esto solo por citar algunos de los múltiples grupos a los que ha influenciado.

Vídeo

Y si no creció más fue por problemas con los derechos

Si has logrado llegar hasta aquí ya te podrás hacer una idea de que la lista de libros, música, séries, películas, videojuegos y un largo etcétera; influenciados por Dune, es inmensa. Por otro lado, los derechos de Dune son celosamente guardados y vigilados por los Herbert, lo que desde mi punto de vista ha hecho muchísimo daño al mundo de Dune, perdiendo grandes oportunidades en proyectos donde se juntaron grandísimos profesionales y que se fueron cancelando uno tras otro.

Espero que algún día se reconsidere la posición que existe respecto a los derechos de Dune y se empiecen a hacer cosas a su altura, porque daría para hacer películas tan espectaculares como las del Señor de los Anillos o series al nivel de Juego de Tronos; por cierto, que George R.R. Martin, desde mi punto de vista, está manejando excepcionalmente los derechos de autor. ¿Será Villeneuve quién logre llevar al cine a Dune con el éxito que se merece?

Y ya que estamos, alguién podría intentar hacer algo grandioso con las alrededor de 200 novelas del universo de Dragonlance, al menos darían para una serie de TV bastante larga y entretenida.