Steve Ballmer se jubiló de su puesto como director ejecutivo de Microsoft, una de las grandes corporaciones del mundo. Viendo que no iba a tener con qué entretenerse, y siendo un gran fan del equipo de la NBA Los Angeles Clippers, decidió comprarle el club por 2.000 millones de dólares a sus anteriores dueños.

Pero teniendo en cuenta que nunca ha sido muy amigo de Steve Jobs, Tim Cook ni el resto de la directiva de Apple, y puesto que se ha pasado casi toda su vida laboral trabajando en Microsoft, quiere dar un giro en la gestión del club. La mayor parte de los trabajadores del club usan Windows, quiere que el resto de jugadores y el cuerpo técnico también lo hagan. Por eso empezará a deshacerse (y a prohibir) el uso de los productos Apple en favor de Windows.

Curiosa cuanto menos esta iniciativa, que además coincide con el uso de las Surface Pro 3 como tableta oficial de la NFL en la temporada que comenzó hace tres semanas. Puesto que Ballmer es el mayor accionista de la compañía, de la que posee un 4% valorado en 15.700 millones de dólares, tampoco es de extrañar que le interese fomentar los productos Microsoft por encima de los Apple.

Vía: Reuters.