Puede que el próximo año aterrice una nueva generación de consolas, porque los rumores de que llegaría a finales de 2018 no se han hecho realidad. Uno de tantos, que hoy en día no se termina de distinguir lo que es información, rumor y filtración, cayendo todo en el mismo saco. Pero teniendo en cuenta que en 2020 las actuales Xbox One y PlayStation 4 cumplirán siete años, una cifra óptima para cambiar de generación de consolas, en el mundillo de la tecnología la mirada está puesta en el procesador que incluirán.

Todo el mundo apunta a que sería una unidad de procesamiento acelerado (APU) de AMD, que integra unidad de procesamiento (CPU) y unidad gráfica (GPU) en el mismo chip. Su número de serie, si hay que creer a los nuevos rumores, sería 2G16002CE8JA2_32/10/10_13E9, y tendría de nombre en clave Gonzalo.

Ese número de serie, como todos los usados por AMD, dan una idea del tipo de producto que es, como se desgrana en la siguiente imagen tuiteada por la cuenta APISAK. Se compondría de ocho núcleos Zen 2 con una frecuencia base de 1.6 GHz y un turbo de 3.2 GHz con 4 MB de caché de nivel dos y 16 MB de caché de nivel tres, y se trataría de un chip fabricado a 7 nm. La GPU sería una potencial «Navi 10 Lite», con la arquitectura Navi llegando este año en torno al verano a los PC de sobremesa.

Aparentemente estaría orientada a tanto la nueva Xbox como la nueva PlayStation, si bien no hay mucha información sobre las próximas consolas en sí. Microsoft sí que ha confirmado que seguirá colaborando con AMD para su próxima Xbox, con los rumores indicando que se tendría de nombre en clave Scarlett y ofrecería una potencia suficiente para jugar a 4K y 60 FPS. Desde cierto punto de vista se podría ver como una Xbox One X algo más potente pero más barata.

Vía: Hot Hardware.