El juego que ha vuelto a poner de moda en los últimos años a los juegos de cartas coleccionables es HearthStone. Tras una interesante primera expansión para este 2018 con El bosque embrujado, Blizzard vuelve a la carga con la segunda expansión, en un verano boreal que está siendo especialmente duro en Europa. Pero El proyecto Armagebum no promete calmar la sensación de calor, sino multiplicarla a base de invenciones de científicos locos.

Unas buenas explosiones de calor

El título me ha quedado un bonito pleonasmo, porque no hay explosión sin calor, pero es que en estos casos hay que dejar claro lo que va a haber en la expansión. Centrada en el Dr. Bum y los experimentos que realiza en su laboratorio, esta expansión está muy relacionada con el nuevo tipo de esbirro: los robots. Hay una enorme cantidad de cartas de robots que tendrán nuevas mecánicas para ellos esperándoles.

El Dr. Bum es además una carta legendaria que se da a los jugadores si entran al juego durante el periodo promocional del lanzamiento de la expansión, siendo una carta de guerrero bastante particular.

captura_de_pantalla_2018-08-15_a_las_22.31.52.jpg

Los robots aportan sobre todo una nueva palabra clave, magnético, que permite jugar un esbirro magnético sobre otro para sumar sus características y que compartan sus poderes. Da pie a nuevos mazos de paladín, guerrero y cazador que pueden ser duros de pelar, aunque hay algún robot que está entre las peores cartas de la expansión por lo difícil que es jugarlas coherentemente.

Cada clase también obtiene un hechizo legendario, con mayor o menor acierto por parte de Blizzard, si bien es la primera vez que existen hechizos legendarios. Lo que hacía hasta ahora la compañía es introducir nuevos esbirros y objetos legendarios, dejando a los hechizos a un nivel inferior para que no fueran extremadamente poderosos. Un giro de tuerca apreciado en función del personaje que juegues con tu mazo.

El otro añadido al juego son las cartas omegas. Estas cartas, indicadas generalmente por la palabra «Omega» en su nombre, tienen alguna acción, como un grito de batalla, que si se tienen diez cristales de maná reciben una mejora sustancial a sus características. Por ejemplo, el defensor omega es un esbirro 2/6, y si se tienen diez cristales al momento de jugarlo, recibe un +10 al ataque, convirtiéndose en un más temible 12/6 por solo cuatro de maná. Pero en el momento en que puedas recibir esa bonificación la partida estará muy avanzada, para bien y para mal. Será cuestión de suerte.

Muchos sobres por abrir

the_boomsday_project_gameboard.jpg
El tapete de juego específico de «El proyecto Armagebum».

No se puede hacer un buen análisis de una expansión de HearthStone sin abrir una buena cantidad de sobres, que es donde siempre reside la gracia de estos juegos coleccionables. En el vídeo que veis a continuación se recoge la apertura que hice de esos 83 sobres —como siempre, terriblemente aburrido—. En él no se ve más allá de eso, y simplemente para dejar constancia de la apertura de los 83 sobres, los tres que se dan a todos los jugadores, y ochenta que me ha enviado Blizzard para hacer este análisis, a quien le agradezco la colaboración —y toda la gente de comunicación de Blizzard es muy maja—.

La apertura de estos sobres se resume en 415 cartas distribuidas en:

  • 70.6 % comunes (293).
  • 24.3 % poco comunes (101).
  • 4.1 % épicas (17).
  • 1 % legendarias (4).

Además, salieron quince doradas, o un 3.6 % sobre el total de 415 cartas conseguidas en los sobres. El resultado de la apertura no es del todo insatisfactorio, y en cuanto a las legendarias sigue estando en el 1 % del total, salvo que se tenga mucha suerte —como en Kóbolds y catacumbas. Se puede ver que, pese a que 83 sobres no es una gran muestra estadística, los resultados son similares a expansiones anteriores.

ComunesRarasÉpicasLegendariasDoradas
Viaje a Un'Goro72.5 %21.6 %5.2 %0.7 %3.34 %
Kóbolds y catacumbas68.8 %24.4 %4.8 %2 %3.6 %
El bosque embrujado72.6 %23 %3.2 %1 %2.7 %
El proyecto Armagebum70.6 %24.3 %4.1 %1 %3.6 %

Blizzard añade en esta expansión 135 nuevas cartas, con nuevas mecánicas que hará que se tengan que crear mazos más específicos en torno a ellas, sobre todo por la palabra clave eco. A continuación hay algunos ejemplos de las cartas que se pueden encontrar en El proyecto Armagebum.

312701 bytes 320635 bytes 358360 bytes 340991 bytes 322090 bytes 335379 bytes 332079 bytes 353261 bytes 348604 bytes 379229 bytes 334969 bytes 329815 bytes 317099 bytes 335314 bytes 334683 bytes 326847 bytes 321945 bytes 331196 bytes 344359 bytes 341611 bytes 352720 bytes 340174 bytes 332476 bytes 352247 bytes 400022 bytes 328924 bytes 335057 bytes 317883 bytes 334526 bytes 322337 bytes 352027 bytes 336982 bytes 346106 bytes 340550 bytes 336400 bytes 366160 bytes 361563 bytes

No hay dos sin tres

puzzle_lab_ui_eses.jpg

Esta ampliación de HearthStone no tiene demasiada chicha por ahora, pero no establece mal camino para la tercera y última expansión del año. Porque no hay dos sin tres, y después de esa, que llegará en torno a octubre o noviembre, no habrá más hasta marzo o abril de 2019. Bastante tiempo para dedicar a perfeccionar los mazos y esperar las novedades que introducirá Blizzard en el juego.

Blizzard también ha optado en esta ocasión por esperar a abrir la nueva aventura unas semanas después de llegar la expansión, y la aventura del proyecto Armagebum llega la próxima semana. Son una serie de desafíos que se podrán jugar en solitario y que pondrá a prueba la habilidad en la creación de mazos y el ir actualizándolos a medida que se derrotan a los nueve científicos al cargo del Dr. Bum.

Nota: cuando esté lista la aventura de la expansión, lo añadiré al análisis y le pondré puntuación.