Uno de los modelos clásicos para jugones de Acer es el Nitro 5. Ha sufrido diversas encarnaciones, pero el modelo llegado en 2022 con nuevos procesadores trajo también mejoras a la refrigeración además de una actualización de procesadores y mejoras a las tarjetas gráficas. El modelo que analizo en este artículo es el Nitro 5 AN515-58, el modelo más potente sin irse demasiado de precio.

Inspección visual y características

nitro_5_main_2560-1.webp

El Nitro 5 de 2022 es una versión mejorada respecto a modelos anteriores, centrándose en la refrigeración y prestaciones en general. Externamente hace un amplio uso del plástico para la carcasa, aunque para la parte externa de la tapa se ha usado metal. Tiene un patrón en tonos azules y grises que queda bastante bien, y por tanto da una mejor sensación. Eso sí, sigue sin poderse comparar con modelos en este terreno que parten de precios más elevados para la configuración que tiene pero tienen bastante mejor diseño, son más ligeros y más finos.

El equipo ahora tiene un tamaño de 360.4 mm × 271.09 mm × 26.9 mm, similar a modelos anteriores, con un peso de 2.6 kg. No es un modelo que destaque en su finura o ligereza, pero no es para nada un ladrillo como los portátiles para jugones de hace unos años. La principal mejora del equipo está en la refrigeración, que en esta ocasión recurre a cinco caloductos de cobre en lugar de solo tres, aunque el diseño interno es muy similar.

Nitro 5 AN515-58-730H de Acer
ProcesadorCore i7-12700H
GráficaGeForce RTX 3060, hasta 140 W con Dynamic Boost, multiplexor (mux) de vídeo y Optimus
Memoria16 GB DDR4-3200 (un solo módulo instalado, un banco libre)
Pantalla principalIPS antirreflejos de 39.6 cm (15.6 in), resolución FHD, 165 Hz, 100 % sRGB
Almacenamiento1 TB de tipo PCIe 3.0 ×4
Puertos1× Thunderbolt 4 (carga 100 W, vídeo y datos), 2× USB 3.1, 1× USB 3.0, 1× HDMI 2.1
ConectividadWi-Fi 6E, Bluetooth 5.2, Gigabit Ethernet
Batería57.48 Wh, cargador de 230 W (19.5 V y 11.8 A)
Dimensiones360.4 mm × 271.09 mm × 26.9 mm
Peso2.6 kg
Extrascámara web, teclado retroiluminado RGB configurable en cuatro zonas
Sistema operativoSin SO
PVPR1599 euros
PVP1199 euros

Esa refrigeración mejorada permite por ejemplo que la GPU ahora sea de 115 W con 25 W adicionales de turbo dinámico, frente a los 80+5 W que tenía el modelo anterior con la RTX 3070. La tarjeta gráfica de este modelo es una RTX 3060 de 6 GB de VRAM con esos 140 W de consumo máximo, por lo que tiene mucha potencia; por configuración de consumo, es igual o mejor que la RTX 3070 que podía incluir el modelo anterior. La refrigeración es compartida entre CPU y GPU, por lo que el Dynamic Boost 2.0 de NVIDIA determina cómo repartir de la mejor manera posible ese margen adicional entre ambos.

El procesador que tiene es un potente Core i7-12700H de catorce núcleos o veinte hilos de ejecución. Está acompañado de 16 GB de DDR4 a 3200 MHz, aunque es un único módulo por lo que no funciona en doble canal. Hablaré mucho de esto en el análisis del rendimiento, por lo que sigo con el resto del equipo. El almacenamiento es una SSD de 1 TB de tipo PCIe 4.0 ×4 de buen rendimiento.

La pantalla es de 39.6 cm de diagonal (15.6 in) de tipo IPS con una resolución de 1920 × 1080 píxeles, un refresco de 165 Hz y un tiempo de respuesta de 3 ms. Cubre la escala de color sRGB, y en general me ha gustado bastante porque tiene una buena reproducción de color. Es apta para cierto trabajo profesional, sobre todo diseño gráfico, diseño de webs, y servirá bien pero peor para retoque fotográfico. No se le ve ningún problema a simple vista, que para mí es lo importante.

En la parte superior de la pantalla hay una cámara web de calidad normalita, con micrófonos. Servirá para que te vean bien en una videoconferencia, pero poco más. No ajuste bien el brillo ni tiene buena grabación de color como no haya una muy buena iluminación natural.

Al tener dos ventiladores para la refrigeración, lo que se puede ver en la carcasa es un par de ranuras de ventilación a los lados y dos más en la parte trasera del equipo. Ahí es donde se sitúa el puerto HDMI, la toma para el cargador de corriente y un Thunderbolt 4. Este último sirve para datos (40 Gb/s), carga de 100 W y salida de vídeo, aunque solo dará señal de vídeo DisplayPort si la iGPU está activa. Si la desactiváis para ganar más potencia, tendréis que usar el HDMI para el vídeo, manteniéndose el funcionamiento de carga y datos del Thunderbolt 4. Es un poco rollo para usar un monitor externo, pero sería lo recomendable.

En el lateral derecho hay simplemente dos USB 3.1, mientras que en el lateral izquierdo hay otro USB 3.0, una toma de 3.5 mm, un RJ-45 y un cierre de seguridad Kensington. El equipo incluye una tarjeta combo de Wi-Fi 6E y Bluetooth 5.2, que se puede reemplazar fácilmente. La batería es de 57 Wh, proporcionándose un cargador de 230 vatios.

En cuanto al teclado, es bastante normal. Tiene retroiluminación RGB configurable en cuatro zonas, aunque en este caso prefiero dejarlo en un solo color, preferiblemente blanco. Incluye teclado numérico, con una tecla específica para lanzar el programa Nitro Sense que permite gestionar los ventiladores y otros parémtros del equipo. Es un teclado más bien normal a la hora de teclear con él. Me he acostumbrado rápido, pero no es ni buen ni malo. Cumple su función y poco más, porque es un equipo que parte de precios algo más bajos con una RTX 3050 Ti y un Core i5-12500H.

En cuanto al panel táctil, bueno, cumple su función. Sirve para usar el equipo en el regazo, pero en el día a día habrá que tener un ratón a mano. Lo normal en un equipo para jugones.

Rendimiento del procesador

nitro_5_agw_ksp02_2560-3.jpg

El procesador de este portátil es un Core i7-12700H de arquitectura híbrida, el cual incluye seis núcleos P (rendimiento) a 2.3-4.7 GHz y ocho núcleos E (eficiencia) a 1.7-3.5 GHz. En total cuenta con veinte hilos de ejecución, que para el tipo de equipo que es da excelentes resultados.

Está instalado Windows 11, que es la versión que más saca partido de esa arquitectura híbrida tanto en juegos como a la hora de poder reducir (algo) el consumo gestionando a qué tipo de núcleo va cada carga de trabajo.

Hay una unidad gráfica integrada de tipo Iris Xe G7 que realmente solo se va a utilizar cuando las tareas gráficas no sean especialmente exigentes. Es una unidad gráfica de 2 TFLOPS frente a los 13 TFLOPS de la RTX 3060, aunque a la hora del rendimiento gráfico esa comparación transversal no sirva de mucho. Se le dará uso a la iGPU, por ejemplo, en navegadores que no recurran a juegos 3D en ellos, en el uso de programas ofimáticos y otros que realmente no tiran de unidad gráfica. Al disponer del sistema Optimus de NVIDIA, la iGPU y GPU se irán dando el relevo de forma transparente.

Cinebench R23

Producto Posición
Alienware m15 R7 (12700H+RTX 3050 Ti)
1768
Nitro 5 AN515-58-730H
1704
Swift 5 (SF514-56T)
1630
Aspire Vero AV15-52-73F2
1577
Blade 14 (6900HX, 3070 Ti, 16 GB, 1 TB, 165 Hz)
1525

AIDA64

Producto Posición
Swift 5 (SF514-56T)
104,6
Nitro 5 AN515-58-730H
94
Alienware m15 R7 (12700H+RTX 3050 Ti)
92
Blade 14 (6900HX, 3070 Ti, 16 GB, 1 TB, 165 Hz)
84
Aspire Vero AV15-52-73F2
75,8

7-ZIP

Corona 1.3

Rendimiento de la tarjeta gráfica

nitro_5_agw_ksp01-3.webp

La RTX 3060 del Nitro 5 AN515-58 es una Max-P y por tanto está configurada a los 115 W máximos que permite NVIDIA, con un Dynamic Boost 2.0 de otros 25 W. Estos últimos están compartidos por la CPU, por lo que si un juego tira mucho de procesador se lo va a restar a la tarjeta gráfica.

Incluye 6 GB de memoria GDDR6 a 14 GHz, por lo que en ciertos juegos que ya necesitan 8 GB de VRAM para FHD puede haber cierta limitación al jugar en 'ultra'. Habrá que tocar los ajustes de los juegos para hacer que el consumo de VRAM caiga dentro de esos 6 GB que tiene.

He vuelto a cambiar los juegos para analizar portátiles para que sean los mismos que en los equipos de sobremesa por lo que por el momento solo tengo los valores de este Nitro 5. En las pruebas he usado los controladores más recientes en el momento de publicar el artículo, estaba Optimus activo, no tenía pantalla externa conectada, y con el equipo tal cual con su único módulo de RAM.

Además, para probar mejor las tarjetas gráficas menos potentes, he probado los juegos con el preajuste gráfico máximo y el mínimo. También permite ver cómo de bien podrían aprovechar la pantalla de 165 Hz si se baja la calidad gráfica. Normalmente sobre los 100 fotogramas por segundo se verá con una diferencia apreciable de fluidez, y por encima empieza a ser muy difícil notarlo. También tiene la ventaja de que sobre los 90-100 f/s se deja de notar los entrecortes de fotogramas por lo que no hace falta activar la sincronización vertical en los juegos. La pantalla no tiene G-SYNC, por lo que no hay refresco adaptable.

Cyberpunk 2077
Nitro 5 AN515-58-730H
69.7
Media Percentil 99
Cyberpunk 2077
Nitro 5 AN515-58-730H
62.2
Media Percentil 99
Shadow of the Tomb Raider
Nitro 5 AN515-58-730H
88.3
Media Percentil 99
Shadow of the Tomb Raider
Nitro 5 AN515-58-730H
92.4
Media Percentil 99
Red Dead Redemption 2
Nitro 5 AN515-58-730H
79.0
Media Percentil 99
Red Dead Redemption 2
Nitro 5 AN515-58-730H
58.5
Media Percentil 99
Borderlands 3
Nitro 5 AN515-58-730H
109.3
Media Percentil 99
Borderlands 3
Nitro 5 AN515-58-730H
67.3
Media Percentil 99
Total War: Warhammer 3
Nitro 5 AN515-58-730H
160.5
Media Percentil 99
Total War: Warhammer 3
Nitro 5 AN515-58-730H
71.3
Media Percentil 99
The Witcher 3
Nitro 5 AN515-58-730H
132.4
Media Percentil 99
The Witcher 3
Nitro 5 AN515-58-730H
87.4
Media Percentil 99
Horizon Zero Dawn
Nitro 5 AN515-58-730H
93.7
Media Percentil 99
Horizon Zero Dawn
Nitro 5 AN515-58-730H
76.7
Media Percentil 99
Hitman 3
Nitro 5 AN515-58-730H
117.5
Media Percentil 99
Hitman 3
Nitro 5 AN515-58-730H
103.4
Media Percentil 99

Rendimiento con DLSS

DLSS (supermuestreo por aprendizaje profundo) es una técnica avanzada de escalado que precisa de los núcleos tensoriales que incluyen las arquitecturas gráficas de las RTX de NVIDIA. Da mejor calidad de imagen que el FSR de AMD, y se nota más cuanto menor es la resolución a la que se quiere hacer el escalado. Por eso en portátiles, que suelen ser pantallas FHD, da mejor resultado, pero tienen el problema de la limitación de energía. Si se activan los núcleos tensoriales, ese consumo se deduce del que tiene disponible la GPU para generar los gráficos en sí. Es más problemático en los módelos Max-Q que en el del Nitro 5, que es una RTX 3060 con el consumo máximo posible, 115 W.

A la hora de probar DLSS he preferido ponerlo en el ajuste 'rendimiento' con ajustes gráficos a 'ultra' para ver si se puede aprovechar mejor la pantalla de 165 Hz del equipo. A FHD y 'ultra' no hay muchos juegos que no sean de deportes electrónicos o similares que puedan llegar a esa tasa de refresco, por lo que para alcanzarla habrá que bajar la calidad y DLSS ayudará.

Aun así, en las pruebas que he hecho no hay una enorme mejora de rendimiento, sino más bien discreta. Al menos probándolos con Optimus activo, con un solo módulo de RAM y usando la pantalla interna del portátil. Como indico en este análisis, si se desactiva la iGPU, se usan dos módulos de RAM y se conecta un monitor externo para desactivar la pantalla del portátil, se debería ganar más rendimiento también con DLSS, aunque tampoco mucho más por la limitación de la refrigeración y consumo de la tarjeta gráfica.

DLSSMedia (f/s)Percentil 99 (f/s)
Cyberpunk 2077No62.249.9
Rendimiento78.854.1
Mejora DLSS+26.7 %
The Witcher 3: Wild HuntNo87.455.4
Rendimiento98.165.2
Mejora DLSS +12.4 %
Horizon: Zero DawnNo76.751.6
Rendimiento81.059.7
Mejora DLSS+ 5.6 %
Red Dead Redemption IINo58.535.2
Rendimiento68.240.4
Mejora DLSS +16.5 %

Comentario de los resultados de la GPU

El rendimiento de la RTX 3060, para lo que cuestan estos equipos, es más que bueno. Con su configuración de 115+25 W puede resultar más potente que una RTX 3070 configurada al mínimo de 80 W, o puede quedarse muy cerca. Como se puede ver en las pruebas anteriores, en algunos juegos no hay una gran diferencia de rendimiento entre el preajuste mínimo y máximo debido a la limitación que impone disponer de un solo módulo de memoria.

Para probarlo, he quitado el módulo de DDR4-3200 y CL 22 que incluye el portátil y he puesto dos de 2667 y CL 19. Puede parecer un empeoramiento, pero de hecho es una mejora sustancial ya que al tener puesto solo un módulo de RAM el ancho de banda es la mitad de lo posible. Con dos módulos de DDR4-2667 se obtiene un ancho de banda de 39 575 MB/s frente a los 22 946 MB/s de un solo módulo DDR4-3200. Es una mejora más que sustancial, que a pesar de que no tienen la misma frecuencia aporta una buena mejora. La latencia de ambos módulos es similar, 100.9 ns frente a 94 ns.

En Horizon Zero Dawn se pasa de 76 f/s a 86 f/s con este cambio, un 13.1 % más, mientras que si se prueba con DLSS activado se pasa de 81 f/s a 95 f/s, un 17.2 % más. En Cyberpunk 2077 no hay una gran mejora inicial, de 62 f/s a 64 f/s, pero activando DLSS se pasa de unos 78 f/s a 95 f/s, un 21.7 % más.

Por eso recomiendo que se adquiera un módulo de 16 GB adicional al comprar este equipo si realmente se quiere exprimir al máximo. El módulo incluido es un M471A2K43EB1-CWE de Samsung, que es de DDR4-3200 CL 22-22-22-54 a 1.2 V y de doble fila (2R×8). Con cualquier módulo de iguales características debería funcionar bien, y la ganancia de rendimiento será importante en juegos.

Almacenamiento

almacenamiento.jpg

Para el almacenamiento este Nitro 5 cuenta con una unidad de 1 TB de Micron de la serie 3400. Tiene una interfaz PCIe 4.0 ×4 con cifrado por hardware. En la prueba de CrystalDiskMark 8.0.4 alcanza los 6572/4786 MB/s de lectura/escritura secuencial, mientras que la aleatoria en el peor caso es de 63/245 MB/s. Son valores buenos para el día. Está reforzado por unos valores buenos en el perfil de prueba realista cuyos resultados también podéis ver a continuación.

Temperaturas y ruido

refrigeracio__n.jpg

El sistema de refrigeración del Nitro 5 ha mejorado, estando compuesto de cinco caloductos de cobre, planchas de aluminio que cubren perfectamente la CPU, GPU, VRAM y VRM, además de contar con dos ventiladores para mover el aire fuera del equipo. La expulsión del aire caliente es por los laterales y la parte trasera, por lo que si se tiene la mano muy pegada al equipo puede molestar cuando esté CPU y GPU estén en carga. Aun así no va a ser un problema por la posición de las salidas de aire laterales.

Los ventiladores se pueden configurar a través del programa Nitro Sense, habiendo un ajuste 'predeterminado', uno 'silencioso', y uno 'rendimiento'. También se puede optar por ajustar manualmente el giro de los ventiladores, los cuales no se paran nunca. Es una de las pocas pegas que tiene el equipo. Los ventiladores pueden alcanzar unas 7500 r. p. m. haciendo un ruido horrible por encima de los 55 dB medido a 60 cm de la pantalla y con el equipo ligeramente alzado de la mesa como siempre hago. Hay muchos equipos que eso puede hacer que el ruido sea más molesto, aunque no es el caso.

Los ventiladores no tienen ninguna molesta componente aguda, por lo que son buenos. Con el equipo en reposo giran a unas 2200 r. p. m., tanto el de la CPU como el de la GPU. A este nivel no molestan, pero en cuanto se hace algo en el modo 'predeterminado' en seguida se ponen a 2800 r. p. m. y se notan bastante. La máxima velocidad de estos ventiladores es 7500 r. p. m., que es una situación indeseada porque el equipo parece que va a despegar. En un uso normal no es un problema porque nunca va a llegar a esa velocidad, solo si se fuerza en Nitro Sense.

En el modo silencioso se mantienen a 2000-2200 r. p. m. y no resultan molestos, por lo que es el modo que recomendaría usar para los que sean más sensibles al ruido. Tardan como diez o veinte minutos en llegar a esas 2200 r. p. m. después de estar jugando, por lo que se lo toman con calma. El mínimo es de 1800 r. p. m., pero a nada que se haga sube a 2000-2200 r. p. m.

En esta situación de semirreposo la CPU está a 50 ºC con una temperatura ambiente de 25 ºC, y la GPU se desactiva gracias a Optimus, teniendo el equipo un consumo de unos 25 W. Jugando en el modo 'predeterminado' el ventilador de la CPU se pone a 4000 r. p. m. y el de la GPU a unos 4500 r. p. m. con un ruido sobre los 46 dB medidos nuevamente a 60 cm de la pantalla, con una temperatura de 88 ºC en la CPU y de 71 ºC en la GPU. Si el juego es muy exigente de CPU, el ruido se puede ir a los 48-49 dB. Recomendaría alzarlo un poco de la parte de atrás para que tenga más espacio para mover más aire por la parte inferior.

Si se activa el modo 'silencioso' los ventiladores pasan a moverse a 3200 y 3600 r. p. m., con la CPU a 92 ºC y la GPU a 72 ºC. En este modo el ruido se sitúa en unos 41 dB, por lo que es mucho más tolerable. Tendrá cierto impacto en el rendimiento, pero tampoco demasiado, ya que solo se pierde en torno a un 5-10 % dependiendo del juego.

En lo referente al teclado, jugando se calienta algo más las teclas centrales inferiores pero no las teclas WASD. Pueden ponerse sobre los 38 ºC con una temperatura ambiente de unos 25 ºC. La parte inferior se pone especialmente caliente, sobre los 50 ºC en algunas zonas, por lo que su uso en el regazo se hace imposible.

Consumo y autonomía

bateri__a.jpg

En la gráfica de más abajo se puede ver que el consumo máximo del equipo jugando es de 162.5 W, a pesar de que incluye un cargador de 230 W. En breves periodos de tiempo puede llegar a algo más, 185 W, por ejemplo si se deja alguna tarea en segundo plano que cargue más de la cuenta la CPU, aunque no durará mucho en ese consumo.

El primer pico es de Horizon Zero Dawn con la iGPU desactivada. El segundo es al tener los ventiladores funcionando en el modo silencioso que activa ese modo en los controladores de NVIDIA, y el tercero es al usar un monitor 4K de 144 Hz externo en Horizon Zero Dawn.

captura_de_pantalla_2023-01-20_a_las_21.40.48.jpg

En cuanto a la autonomía, con una batería de 57 Wh y un consumo máximo de 180 W, no se pueden hacer milagros. Jugando no durará más de hora y media a dos horas. Haciendo un uso más liviano, de ofimática con cosas como ver vídeos, navegar, Word y cosas similares, el equipo no durará más de cuatro a cinco horas. Se puede ganar un poco más de tiempo si se desactivar por ejemplo el refresco de 165 Hz y se deja en 60 Hz.

En cuanto al cargador, es de 230 V (19.5 V y 11.8 A), y aunque no es demasiado grande o pesado, añade otro medio kilo a llevar, junto al cable. Se puede cargar con hasta 100 W a través del puerto Thunderbolt 4, por lo que puede ser la opción si se va sobre todo a trabajar en una oficina con monitores con USB tipo C. Los cargadores de este tipo ahora mismo son bastante pequeños, por lo que son la alternativa de menor peso y tamaño al cargador proporcionado por Acer.

Conclusión

vista_1.jpg

El Nitro 5 AN515-58 es un equipo que en general está bien para el lugar que ocupa en el catálogo de Acer. Aunque su PVPR de este modelo concreto es de 1599 euros, se ha podido encontrar en los últimos meses por los 1100 o 1200 euros, que por lo que incluye está bastante bien, sobre todo al tener un Thunderbolt 4 y una RTX 3060 que no es una versión Max-Q sino la versión de máximo rendimiento a la que suele denominarse como «Max-P». Como siempre, no voy a entrar mucho más en el precio porque es anclarlo a un momento dado y los portátiles cambian de precio de un día para otro, se hacen muchas ofertas en ellos, etc.

Dicho lo anterior, la estética del equipo es el punto débil. Se nota que está orientado a equipos con configuraciones que pueden situarse por debajo de los mil euros por lo que hace un uso extensivo del plástico para la carcasa. La parte externa de la tapa está hecha de metal con un patrón que queda bastante bien, rompiendo la monotonía del diseño. El Nitro 5 tiene una construcción sólida, pero sigue siendo plástico. El peso de 2.6 kg, aunque alto, es de agradecer porque permite meter una mejor refrigeración que en modelos anteriores.

Al incluir un multiplexor de vídeo y Optimus con una manera decente de gestionar los ventiladores hace que el rendimiento de la tarjeta gráfica varíe mucho según lo que se tenga activado. Las pruebas del apartado de la tarjeta gráfica las he tomado con Optimus activado, que es lo adecuado para un portátil, pero si se pasa mucho tiempo en casa sin salir lo mejor es desactivar la iGPU. Eso puede dar hasta un 10-15 % más de rendimiento en juegos, pero también se puede ganar más rendimiento usando un monitor externo. Todo depende mucho del juego, pero en general si vas a usar mucho un monitor externo te recomiendo desactivar la iGPU.

En muchos casos, como en Horizon Zero Dawn, la inclusión de un solo módulo de RAM hará que realmente no se gane mucho más rendimiento al desactivar la iGPU y usar un monitor. Normalmente se obtiene 76 f/s de media en la prueba del juego. Si se desactiva la iGPU o se usa un monitor externo, se alcanzan los 86 f/s. Si se hace ambas cosas, los 87 f/s. Si se usan dos módulos de RAM como los indicados en las pruebas de GPU, se llega a 91 f/s. O sea, un 20 % más que si se tuviera Optimus activado, jugando en la pantalla del portátil y con solo un módulo colocado. Jugar en un portátil nunca fue más complicado que hoy en día.

Por otro lado, la potencia del procesador es muy buena, teniendo en cuenta que es un procesador de catorce núcleos o veinte hilos, con buena potencia mononúcleo aunque con las limitaciones que supone un consumo más restringido en portátiles. Es una pena que venga con solo un módulo de RAM, lo cual fuerza a comprar otro más para exprimir el portátil al máximo. Afortunadamente el precio de otro SO-DIMM de 16 GB a 3200 MHz CL 22 está sobre los 50-55 euros, por lo que no es un gran desembolso por ganar un 10 % más de rendimiento, menos o más según el juego. El almacenamiento acompaña bien, y es un apartado en el que no se puede pedir más.

La pantalla me ha gustado, y aunque no es la mejor para diseñadores muy profesionales, para trabajo ligero sí sirve. Como diseñador gráfico que soy, la usaría sin mayores problemas, siempre para el espacio de color sRGB. Comparándola al lado de un MacBook Pro 16, los colores se ven ligeramente más oscuros, pero prácticamente no se aprecia. El sonido es decente tirando a bueno; no destaca por la posición de los altavoces disparando hacia abajo.

Por lo demás, el nuevo Nitro 5, modificado bastante por Acer en 2022, es una buena base para lo que está por venir en 2023. Tiene mucha potencia gráfica para jugar a FHD e incluso a QHD en muchos títulos manteniendo los 60-100 f/s dependiendo del título, y en ello ayuda un poco DLSS. Salvo un diseño muy normalito y que me habría gustado encontrarme con una refrigeración más silenciosa, el resto de los elementos del equipo conforman un producto más que decente… siempre que se compre al precio adecuado.

Puntuación

8.2

sobre 10