No hay prácticamente sorpresas en lo que están presentando las compañías en el CES 2022, y con Intel ha pasado tres cuartos de lo mismo. Ha llegado con la presentación de los procesadores Alder Lake para portátiles, divididos en los Alder Lake H de alto rendimiento, los Alder Lake P de buen rendimiento pero consumo más comedido y los Alder Lake U de bajo consumo. También hay una nueva tanda de Alder Lake S para equipos de sobremesa.

Como ocurre con los procesadores de sobremesa, la compañía prescinde de la potencia de diseño térmico (TDP) y ha pasado de hablar de consumo real, dividido entre el consumo a normal (PL1) y el consumo a carga completa (PL2). En juegos deberían de situarse sobre el PL1, y en cargas de trabajo de diseño que hagan uso de todos los núcleos P y E no debería de sobrepasar el PL2.

Hay una miríada de procesadores que veréis resumidos en las siguientes imágenes, que por tener que escribir mil y una noticias del CES 2022 me permitiréis que no lo pase a una tabla de HTML. Empezando por los Alder Lake H, tienen cuatro o seis núcleos P acompañados de cuatro u ocho núcleos E, dando bastante variedad a la alineación.

El turbo máximo se sitúa en los 5 GHz en el Core i9-12900H y Core i9-12900HK, siendo el consumo PL1 de 45 W y el PL2 de 115 W. Los Core i5 tiene un PL2 de 95 W. Como digo, es un valor máximo. En juegos o tareas normales jamás debería de alcanzar esos valores como se ha podido ver en los análisis de los actuales Alder Lake S. De hecho, tienen un consumo en juegos incluso inferior a los Ryzen 5000.

Están acompañados de una iGPU de 48, 64 80 o 96 unidades de ejecución siendo de la arquitectura antigua Xe-LP y no de la nueva Xe-HPG que cambia bastante, hasta la nomenclatura. Como irán acompañados de tarjetas gráficas dedicadas por norma general para lo único que servirán es para cuando se deshabilite la tarjeta gráfica dedicada para ahorrar energía. También se harán notar estas GPU en los mini-PC, como los NUC, que no tienen tarjeta gráfica dedicada.

captura_de_pantalla_2022-01-04_a_las_19.56.48.jpg

Los Alder Lake P son una versión de los H pero su PL2 está limitado a 64 W, combinando reducción de frecuencias y un cribado mejorado para encontrar los chips con menor consumo. Todos tienen ocho núcleos E y de dos a seis núcleos P por lo que están más orientados a ultraportátiles de alto rendimiento.

captura_de_pantalla_2022-01-04_a_las_19.56.56.jpg

Los Alder Lake U están divididos en dos. Por un lado están los Alder Lake U15 con un PL1 de 15 W y un PL2 de 55 W, y los Alder Lake U9 con un PL1 de 9 W y un PL2 de 29 W. Los primeros irán a portátiles generalistas o a ultraportátiles económicos, mientras que los segundos están más orientados a tabletas y los más ligeros ultraportátiles del mercado. Tendrán modelos con uno o dos núcleos P con cuatro u ocho núcleos E, por lo que no serán muy potentes en multinúcleo, pero no estarán del todo mal. Van a tener al final entre seis y doce hilos de ejecución, que para una tableta para ofimática y usos caseros estaría bien.

Por último, estos procesadores tienen acceso a memoria LPDDR4X-4266, DDR4-3200, DDR5-4800 y LPDDR5-5200, por lo que abre la puerta a muchas posibilidades para los fabricantes de portátiles. Junto con el chipset, tienen también HDMI 2.0b, DisplayPort 1.4b, PCIe 4.0 ×8 para tarjetas gráficas ARC Alchemist, Wi-Fi 6E, hasta cuatro Thunderbolt 4, ocho canales PCIe 4.0 para almacenamiento SSD, pueden gestionar hasta diez USB 2.0 o cuatro USB 3.0, o doce PCIe 3.0 multipropósito.

captura_de_pantalla_2022-01-04_a_las_19.57.03.jpg
captura_de_pantalla_2022-01-04_a_las_19.57.12.jpg