Razer lanzó hace unos años la tecnología Hypersense, un sistema háptico que hacía notar en la propia piel los graves mediante un sistema de vibraciones. Estaba incluido en los auriculares Nari Ultimate, los cuales han evolucionado ahora en los Kraken v3 Hypersense para adaptarse a los tiempos que corren, con algunas mejoras adicionales a varios niveles que pueden hacer de estos auriculares de 140 euros un buen modelo para jugar.

Videoanálisis

Vídeo

Desembalado

Los Kraken v3 HyperSense llegan en la habitual caja verde y negra de Razer enfundados en una bandeja de espuma. Junto a ellos se encuentra un manual de instrucciones en bitono de diseño cuidado y con todo bien explicado, y las habituales pegatinas que incluye la compañía.

Estos auriculares son de tipo circumaural cerrado, con diadema de acero reforzado, extensible y graduada, con un grueso acolchamiento en la la diadema y está forrada de cuero sintético. El diseño es bastante normal, pero la calidad de construcción es muy buena, muy robusta. Son un modelo muy cómodo de llevar, y reparte bien su peso en la cabeza del usuario.

En las copas de los auriculares hay iluminación RGB personalizable, que al menos no molesta aunque el usuario no pueda verla mientras lo usa. Pero si el usuario es un locutor, quedará más interesante para los que le vean. Los auriculares disponen de unas gruesas almohadillas retirables hechas de viscoelástica y forradas de cuero sintético y tela para facilitar la transpiración. Se pueden llevar durante horas sin problemas.

En la copa izquierda se encuentran la rueda de volumen, la toma de 3.5 mm para el micrófono y un botón para silenciarlo. En la derecha se encuentra solamente el botón para ajustar la intensidad háptica del sistema HyperSense, con una posición para apagarlo totalmente. El micrófono es de tipo flexible con buena calidad y una espuma como filtro.

Características

Vídeo

Los transductores TriForce ya son algo común en los auriculares de la compañía y por tanto les confiere de una gran calidad de sonido. En este caso son de 50 mm en lugar de los 40 mm habituales usados por la mayoría de auriculares para jugar, lo cual beneficia la reproducción de ciertos sonidos. Estos transductores son prácticamente tres en uno con zonas diferenciadas de graves, medios y agudos. Se indica que tienen una respuesta en frecuencia entre los 20 y 20 000 Hz, con una sensibilidad de 96 dB y una impedancia de 32 ohmios. También proporcionan sonido envolvente THX de manera virtual.

Los motores de vibración del HyperSense favorece la reproducción de graves ya que traduce los sonidos en el rango de los 20 a 200 Hz a vibraciones. El resultado no puede ser mejor, ya que favorece la inmersión en los juegos. Su uso en música no sería excesivamente recomendable ya que la desvirtúa un poco, pero es posible que a muchos les guste el resultado. En canciones como Blood || Water, de Grandson, la combinación de HyperSense y la calidad de los TriForce es… explosiva.

Kraken v3 Hypersense de Razer
Tipocircumaurales cerrados
ConexiónUSB
Peso344 g
Respuesta en frecuencia20 a 20 000 Hz
Impedancia32 Ω
TransductoresTriForce, 50 mm con titanio
Sensibilidad96 dB
Micrófono
- Sensibilidad–42 dB
- Respuesta en frecuencia100 a 10 000 Hz
PVPR140 euros

En cuanto al micrófono, es de tipo unidireccional cardioide por lo que bastará con ajustarlo bien en torno a la boca —y lejos de la nariz, por favor— para que se escuche nítidamente al usuario. Se incluye una típica capucha de espuma a modo de filtro. Es un micrófono bastante bueno, que es lo que se espera de unos auriculares en un rango de precios de 100-150 euros en el que va a competir con diseños generalistas con Bluetooth, que es de lo que carece este modelo. La respuesta en frecuencia del micrófono es entre los 100 y 10 000 Hz, con una relación señal-ruido superior a los 60 dB y una sensibilidad de –42 dBm.

Programa de configuración

0_002.jpg

El programa de configuración es el Synapse 3.0, posiblemente el más avanzado y completo de los proporcionados por las compañías de periféricos. Quizás la compañía tendría que revisarlo un poco para sea más rápido actualizándose —por ejemplo cuando tiene que bajar el perfil de un nuevo producto compatible— o arrancando en frío, pero en general funciona bien.

La configuración de estos auriculares USB es bastante completa pero sencilla. Por ejemplo, la intensidad háptica solo admite ahora tres niveles predefinidos de fuerza de vibración en lugar de un deslizante como tenía los Nari Ultimate, pero se adaptará bien a los gustos de la mayoría. Como ya he dicho, recomendaría dejarlo en la intensidad media.

También hay una pestaña específica para el sonido envolvente THX, con diversos ajustes predefinidos y una zona de calibración. Se puede dejar totalmente en automático, que funcionará bastante bien, u optar por un control más manual por juego o tipo de aplicación. Una pestaña permite ajustar la iluminación RGB, aunque por lo sencillo de la iluminación incluida no puede mostrar grandes efectos. Lo habitual será dejarlo en un color fijo o en un ciclo de espectro de colores.

En otras dos pestañas se puede ecualizar el sonido tanto de los transductores como del micrófono, de manera manual o simplificada. Por ejemplo, con un refuerzo de graves. La ecualización es la típica simple de diez bandas, sin opción de usar una de 36 que sería bastante más granular. Soy más de dejarlo en el perfil predeterminado, pero muchos preferirán reducir la voz, por ejemplo, o potenciar aún más los graves u trastear un poco más si quieren afinarlos para su estilo de música preferido.

Sensación háptica para jugar de forma más realista

img_4832.jpeg

La idea de notar en la piel las explosiones, tiros y otros sonidos graves puede ser de interés para aquellos que quieran sumergirse totalmente en los juegos. No es nueva puesto que la propia compañía vende desde hace tres años los Nari Ultimate, pero este modelo Kraken v3 Hypersense es más pequeño y refinado que el anterior. El sonido es mejor pero la sensación háptica es similar, quizás un poco mejor.

Por lo demás, los Kraken v3 Hypersense son unos auriculares ligeros, cómodos y de buen sonido, aunque el apartado en el que menos destacan es en el de la grabación de voz. Podría ser mejor para lo que cuestan, pero es razonablemente buena. Se entenderá sin problemas al usuario, sin ruidos ni otros efectos indeseables, hable con un tono normal o gritando.

Razer apunta a un nicho de mercado con estos auriculares, pero uno en el que casi no hay alternativas. Si bien este modelo es cableado, hay una versión inalámbrica llamada Kraken v3 Pro. La diferencia de precio es de 80 euros, ya que pasa de los 140 de este modelo a los 220 euros del modelo inalámbrico. Eso hace que se adentren en terrenos donde hay muy buenos auriculares generalistas, pero también específicos para jugar con mejor micrófono e inalámbricos.

La adición de la tecnología HyperSense tiene un coste, pero lo que puedo decir al respecto es que es una tecnología muy efectiva que favorece la inmersión en los juegos de tiros, que es exactamente lo que busca la compañía con ello. Es una de esas tecnologías que no se puede saber si te van a gustar hasta que las pruebas, y al menos sí que merece la pena darle una oportunidad.

Puntuación

9.0

sobre 10

Lo mejor

  • Buena calidad de audio, incluido el envolvente THX.
  • La sensación háptica realmente mejora la inmersión en juegos.
  • Muy cómodos de llevar durante horas.
  • Buena calidad de micrófono.

Lo peor

  • A todos los juegos no les sienta bien el HyperSense.