Han empezado a llegar al mercado algunos portátiles con pantalla OLED. No son muchos, pero es un tipo de pantalla muy interesante para profesionales del diseño, editores de vídeo o simplemente para aquellos que quieren disfrutar de contenido multimedia. Son pantallas que reproducen HDR, con un alto brillo y es lo que ofrece ASUS en el Vivobook Pro 16X OLED.

El equipo se centra en un diseño en aluminio bastante interesante, acompañado de un potente procesador Ryzen 5000 de AMD y una gráfica NVIDIA de bajo consumo pero con capacidades de trazado de rayos en tiempo real y bajo el sello Studio de portátiles para profesionales. En general es un equipo polivalente y bastante interesante para cualquier usuario por un precio que parte de los 1500 euros según la configuración. Para este análisis recibí una configuración superior, de en torno a los 2000 euros, para los más sibaritas.

Inspección visual y características

Vídeo

ASUS presenta el Vivobook Pro 16X OLED en un embalaje de cartón reciclado como debe ser hoy en día. El rastro de plástico está en la protección del portátil en sí, entendible porque no hay alternativa práctica hoy en día. Al levantar el portátil se puede ver debajo el cable de alimentación y el cargador. El modelo recibido para analizar no incluye otro material adicional que sí incluiría el modelo a la venta.

El portátil está hecho con una carcasa de aluminio negro, también disponible en color blanco, con el logo de ASUS y modelo del portátil en un resalto en la parte derecha. El diseño está bastante bien, agradable de tocar aunque la grasa de los dedos se nota mucho y muy rápido, a pesar de que pesa 1.95 kg y por tanto se nota algo pesado. No es precisamente un ultraportátil sino un equipo estándar y compite por ello con una miríada de modelos para profesionales con tarjetas gráficas más potentes.

La ventaja de este equipo en realidad es la pantalla, que es la gracia de esta serie Vivobook. No hay otro equipo similar con una pantalla OLED, magnífica por sí sola. Es de 39.6 cm de diagonal con una resolución de 3840 × 2400 píxeles (relación 16:10), hasta 550 nits de brillo y 0.2 ms de tiempo de respuesta. Cubre el 100 % de la gama de color DCI-P3, y puedo decir que se ve sensacional. Interpreta imágenes de alto rango dinámico.

Vivobook Pro 16X OLED de ASUS
ProcesadorRyzen 9 5900HX
GráficaGeForce RTX 3050 Ti (35 W) con Dynamic Boost
Memoria32 GB DDR4-3200
Pantalla principalOLED 39.6 cm (15.6 in), resolución 3840 × 2400 píxeles, 550 nits, 0.2 ms, 100 % DCI-P3, DisplayHDR True Black 500
Almacenamiento1 TB SSD PCIe 3.0
Puertos
Conectividadwifi 802.11 ax, Bluetooth 5.0
Batería96 Wh, cargador de 120 W
Dimensiones360.5 mm × 259 mm × 18.9 mm
Peso1.95 kg
SonidoDos altavoces de 2 W
Extrascámara web, Windows 11, lector de huellas
PVPRDesconocido. El modelo base cuesta 1499 euros con un Ryzen 7 5800H, 16 GB de DDR4, 1 TB de SSD y una RTX 3050.

En la parte superior está la cámara web HD con obturador de privacidad, como lo llama ASUS. O sea, una plaquita deslizante para taparla cuando uno se quiera asegurar de que no le ven —y con todos los problemas de seguridad que han tenido históricamente las cámaras de los PC, es una característica más que bienvenida—. Además, se hace bastante evidente que existe esa tapa de la cámara ya que es de color naranja.

El teclado del portátil es muy agradable de usar, con los habituales interruptores de membrana de estos equipos. Es un teclado extendido, lo cual es raro de ver en este tipo de equipo, y por tanto tiene un teclado numérico en la parte derecha. Eso sí, de solo tres columnas en lugar de cuatro, a lo cual hay que acostumbrarse. El tecleo es muy agradable y no he tardado casi nada en acostumbrarme a él. El botón de arranque está integrado en el teclado, doblando función como lector de huellas, y en cuanto a su aspecto visual la compañía combina el negro con el gris oscuro y un rojo para la tecla de escape. Es un diseño bonito.

El panel táctil merece una mención especial. Además de ser muy preciso y agradable de usar, deslizando bastante bien los dedos en él, si se desliza de fuera hacia adentro en la esquina superior derecha se mostrará un dial en el lado izquierdo del panel táctil. Ese dial, llamado DialPad, es la versión digital del dial físico que incluían algunos modelos de ASUS como el ProArt Studio Book y hace la misma función. De manera básica permite modificar el volumen y el brillo. De manera avanzada, ciertos programas como Photoshop la implementan y por tanto se puede usar para ir rápidamente a ciertas opciones dentro del programa. Es bastante útil en realidad, aunque no esté muy extendido su uso.

En cuanto a los puertos, en el lateral derecho incluye un USB 3.0, un HDMI 1.4 (¿en serio?), un USB 3.0 tipo C, un lector de tarjetas SD y una toma de audio de 3.5 mm, así como la toma de corriente. En el lateral derecho hay un par de puertos USB 3.0 adicionales. Es un poco limitado, más allá del hecho de tener HDMI 1.4 y que no cuenta con USB 4 o Thunderbolt (limitado a los de Intel), por ejemplo. El USB tipo C se puede usar para alimentar con hasta 100 W el equipo por lo que será muy útil con monitores con este tipo de conexión, incluido en muchísimos modelos para profesionales del diseño por influencia de los Mac.

El sistema de sonido está hecho por Harman Kardon, y en cuanto a los micrófonos incluidos para teleconferencias, dispone de un modo mejorado de cancelación de ruido mediante inteligencia artificial.

Rendimiento del procesador

s6.webp.jpeg

Este equipo está orientado a profesionales y por ello incluye el mejor procesador que hay para ellos, el Ryzen 9 5900HX. Es un modelo de AMD de bajo consumo que incluye ocho núcleos con multihilo funcionando a una frecuencia base de 3.3 GHz y un turbo máximo de 4.6 GHz. Está acompañado de memoria DDR4 a 3200 MHz.

Su diseño térmico es de 45 W aunque los fabricantes tienen margen para modificarlo al alza o baja para adaptarlo a su refrigeración. Como se puede ver en las pruebas de Cinebench R20 y Cinebench R23 siguientes su potencia es menor en la primera e igual en la segunda que el 5900HX incluido en el Zephyrus Duo SE de ASUS. En estos casos tomo las mediciones después de al menos 10 minutos de estar ejecutándose. Se pone fácilmente por encima en rendimiento multihilo frente a los procesadores de Intel.

Este procesador aprovecha menos las tarjetas gráficas más potentes en juegos que las alternativas de Intel, pero como no es un equipo orientado a ese sector ni tiene una tarjeta gráfica potente su elección parece la más adecuada para el tipo de equipo que es. No es un procesador que consuma menos que los de Intel, sino similar, pero tiene claramente más rendimiento por vatio.

Cinebench R20

Cinebench R20, monohilo
Alienware m15 R6
Core i7-11800H
576
Razer Book 13
Core i7-1165G7
575
Vivobook Pro 16 OLED
Ryzen 9 5900HX
574
Zephyrus Duo SE
Ryzen 9 5900HX
555
Swift 3 SF314-59
Core i5-1135G7
525
Aero 17 HDR XB
Core i7-10875H
510
Alienware m17 R3
Core i9-10980HK
498
Blade 15 Advance
Core i7-10875H
492
Aorus 7 KB
Core i7-10750H
489
MacBook Pro 16
Core i9-9980HK
479
Aorus 15 SA
Core i7-9750H
431
Cinebench R20, multihilo
Zephyrus Duo SE
Ryzen 9 5900HX
5315
Vivobook Pro 16 OLED
Ryzen 9 5900HX
4779
Alienware m17 R3
Core i9-10980HK
4251
Alienware m15 R6
Core i7-11800H
4041
MacBook Pro 16
Core i9-9980HK
3357
Aero 17 HDR XB
Core i7-10875H
3231
Blade 15 Advance
Core i7-10875H
3011
Aorus 7 KB
Core i7-10750H
2889
Aorus 15 SA
Core i7-9750H
2493
Razer Book 13
Core i7-1165G7
2415
Swift 3 SF314-59
Core i5-1135G7
2017

Cinebench R23

Cinebench R23, monohilo
Razer Book 13
Core i7-1165G7
1508
Alienware m15 R6
Core i7-11800H
1493
Vivobook Pro 16 OLED
Ryzen 9 5900HX
1486
Zephyrus Duo SE
Ryzen 9 5900HX
1472
Swift 3 SF314-59
Core i5-1135G7
1369
Cinebench R23, multihilo
Vivobook Pro 16 OLED
Ryzen 9 5900HX
12404
Zephyrus Duo SE
Ryzen 9 5900HX
12393
Alienware m15 R6
Core i7-11800H
10640
Razer Book 13
Core i7-1165G7
5913
Swift 3 SF314-59
Core i5-1135G7
5326

Rendimiento de la tarjeta gráfica

s13.webp.jpeg

En este caso el VIvobook Pro 16X OLED cuenta con una GeForce RTX 3050 Ti de movilidad, la cual está un paso por debajo de la RTX 3060. Incluye 2560 núcleos CUDA en lugar de los 3840 del modelo inmediatamente superior, por lo que se puede esperar un rendimiento en torno a un 30 % inferior. Con la potencia de la RTX 3060 eso significa que también servirá para jugar decentemente a ciertos títulos menos exigentes a FHD o ajustando a la baja la calidad gráfica.

Este modelo está limitado a 35 W de consumo de los 80 W que puede tener por lo que es un recorte sustancial por parte de ASUS. Su turbo es de 1035 MHz frente a los 1695 MHz que tiene el modelo de referencia. Afortunadamente dispone del sistema Dynamic Boost que asigna hasta otros 15 W de consumo a la tarjeta gráfica sustrayéndolo de la CPU si esta última no los está utilizando. Por tanto, en ciertas situaciones podrá funcionar como un modelo de 50 W con unas frecuencias mayores.

En cargas profesionales puede pesar más algunas veces la cantidad de núcleos CUDA que la frecuencia por lo que su rendimiento dependerá mucho de la carga de trabajo. En general hace un buen en exportaciones desde After Effects y programas profesionales, y no tiene ningún problema en mover Photoshop con archivos que hagan uso de efectos 3D y similares, acelerando las previsualizaciones.

En juegos la historia es interesante. Las pruebas las hago a calidad ultra en varios títulos, lo cual tendría que cambiar para futuros análisis para poder valorar mejor los portátiles de gama media y baja, y en ellos se puede ver que se queda cerca de los 60 f/s para que se juegue con sensación de fluidez. Modificando un poco los ajustes de los juegos permitirá llegar a los 60 f/s sin demasiados problemas.

En esto ayudará también aquellos que tengan DLSS implementado, el supermuestreo por aprendizaje profundo que aumenta la tasa de fotogramas y a la que tienen acceso todas las RTX cortesía de sus núcleos tensoriales. También tiene acceso a trazado de rayos en tiempo real por sus núcleos de trazado de rayos, pero con la potencia de esta tarjeta gráfica tampoco me parece adecuado activarlo por la pérdida de rendimiento que supone y porque probablemente no se note demasiado jugando.

Por último, esta tarjeta gráfica es compatible con la versión Studio de los controladores gráficos de NVIDIA que ponen un especial énfasis en cargas de trabajo profesionales. Se puede cambiar entre esta versión y la GeForce dentro de la apli GeForce Experience.

Shadow of the Tomb Raider

Shadow of the Tomb Raider, DX12, FHD
Alienware m15 R6
RTX 3080 (110+15 W)
137
Blade 15 Advance
RTX 3070
127
Alienware m17 R3
RTX 2070 Super
120,6
Zephyrus Duo SE
RTX 3080 (115+15 W)
116,1
Aorus 17 HDR XB
RTX 2070 Super (115 W)
108,2
Aorus 7 KB
RTX 2060
87
Predator 300 SE
RTX 3060 (80 W)
78,4
Vivobook Pro 16 OLED
RTX 3050 Ti (35+15 W)
69,7
Media (f/s) Percentil 99 (f/s)

Total War: Warhammer II

Total War: Warhammer II, DX11, FHD
Alienware m15 R6
RTX 3080 (110+15 W)
109,6
Blade 15 Advance
RTX 3070
94,6
Zephyrus Duo SE
RTX 3080 (115+15 W)
89,6
Alienware m17 R3
RTX 2070 Super
76,5
Aorus 17 HDR XB
RTX 2070 Super (115 W)
64,1
Aorus 7 KB
RTX 2060
61,8
Predator 300 SE
RTX 3060 (80 W)
59,1
Vivobook Pro 16 OLED
RTX 3050 Ti (35+15 W)
46
Media (f/s) Percentil 99 (f/s)

The Witcher 3: Wild Hunt

The Witcher 3, DX11, FHD
Alienware m15 R6
RTX 3080 (110+15 W)
148,2
Zephyrus Duo SE
RTX 3080 (115+15 W)
133,5
Blade 15 Advance
RTX 3070
123,4
Alienware m17 R3
RTX 2070 Super
112,1
Aorus 17 HDR XB
RTX 2070 Super (115 W)
94
Predator 300 SE
RTX 3060 (80 W)
79,1
Aorus 7 KB
RTX 2060
77,2
Vivobook Pro 16 OLED
RTX 3050 Ti (35+15 W)
55,2
Media (f/s) Percentil 99 (f/s)

Red Dead Redemption 2

Red Dead Redemption 2, Vulkan, FHD
Alienware m15 R6
RTX 3080 (110+15 W)
80,5
Zephyrus Duo SE
RTX 3080 (115+15 W)
74,9
Blade 15 Advance
RTX 3070
72,8
Alienware m17 R3
RTX 2070 Super
66,5
Aorus 17 HDR XB
RTX 2070 Super (115 W)
54,3
Predator 300 SE
RTX 3060 (80 W)
51,1
Aorus 7 KB
RTX 2060
47,6
Vivobook Pro 16 OLED
RTX 3050 Ti (35+15 W)
44,8
Media (f/s) Percentil 99 (f/s)

Death Stranding

Death Stranding, FHD
Blade 15 Advance
RTX 3070 (80 W)
93,9
Alienware m15 R6
RTX 3080 (110+15 W)
88,8
Predator Triton 300 SE
RTX 3060 (80 W)
78,9
Zephyrus Duo SE
RTX 3080 (115+15 W)
78
Vivobook Pro 16 OLED
RTX 3050 Ti (35+15 W)
53,6
Media (f/s) Percentil 99 (f/s)

Pantalla: una OLED para profesionales

El punto fuerte de este equipo es la pantalla y ASUS no ha escatimado en tecnologías para ella. Repasando sus características, es un modelo OLED de 39.6 cm de diagonal con una relación de aspecto 16:10 y una resolución de 3840 × 2400 píxeles. Esa relación de aspecto es especialmente buena para trabajar y se hace notar en Photoshop. Cubre el 100 % de la gama de color DCI-P3, la cual es usada en vídeo, y el resto de características son igual de impresionantes.

Tiene un brillo máximo en el día a día de unos 400 nits, mientras que al activar las imágenes de alto rango dinámico puede llegar hasta los 550 nits. Dispone de un certificado DisplayHDR True Black 500, siendo una pantalla validada por Pantone. Tiene un refresco de 60 Hz y un tiempo de respuesta de 0.2 ms lo cual se hará notar en juegos. Se nota cierta fluidez adicional dentro de las partidas, sobre todo porque mi monitor del día a día es uno con 5 ms. No será un modelo para jugones pero no todo es trabajo y se agradece.

La relación de pantalla-frontal es del 86 % por lo que en el apartado del diseño no es que haga un máximo aprovechamiento del frontal pero no se le puede poner pegas. Es una pantalla bonita en un diseño de carcasa bonito. Además, incluye diversas tecnologías de reducción de fatiga visual, como reducción de luz azul. El alto brillo máximo que tiene hará que se pueda usar fácilmente en exteriores a diferencia de otros portátiles que se suelen quedar sobre los 250-300 nits.

Si se quiere modificar algún aspecto de la pantalla se puede recurrir al programa ProArt Creator Hub, instalable desde la Tienda Microsoft. En él se puede ajustar el brillo a un nivel más o menos exacto, cambiar la temperatura de color o el gamma, entre otros, y facilita la calibración del panel. Llega bastante bien calibrado, o perfectamente calibrado, por lo que no veo la necesidad de tocar nada salvo asegurarse de que el color está bien representado para el brillo al que se esté acostumbrado a trabajar —en mi caso uso Photoshop, InDesign o, como uso normalmente un MacBook Pro 16, Final Cut Pro a unos 150 nits—.

Consumo y autonomía

Este equipo se proporciona con una batería de 96 Wh (8380 mAh) con un cargador de 120 W (6 A y 20 V). El tamaño de ese cargador es bastante pequeño, y debido a que el equipo no consume excesivamente hay modelos de monitores que podrán alimentarlo sin problemas a través del puerto USB tipo C que admite hasta 100 W. La mayoría de los monitores con un USB tipo C de carga dan 60 W, pero hay modelos que dan incluso 90 W, mucho mejor para mantener el portátil en carga y que no se descargue la batería.

El consumo del equipo es bastante típico para el hardware que incluye. El procesador es de bajo consumo y la tarjeta, configurada a solo 35 W, también. Junto con la pantalla OLED, si se usa ajustada a unos 180 nits, la autonomía se dispara a pesar incluso de que tiene una pantalla 4K. Puede durar más de diez horas reproduciendo vídeo o incluso quince si se le da un uso eminentemente ofimático o navegando por internet. Es algo muy positivo de este modelo y a tener en cuenta para aquellos que se pasan mucho tiempo lejos de un enchufe.

Almacenamiento, temperaturas y ruido

0_img_4555.jpg

El interior del equipo está fácilmente accesible quitando unos tornillos para retirar la tapa inferior. Lo primero que llama la atención es el reducido sistema de refrigeración con que cuenta el equipo, con un par de caloductos y dos ventiladores finos. Pero aun así, hace un buen trabajo para mantener las temperaturas a ralla. Lo segundo que llama la atención es que la memoria del equipo está soldada a la placa base (chips de SK Hynix) y que no se puede expandir, por lo que habrá que elegir el modelo con la cantidad de RAM adecuada para el uso que se le dé al equipo.

La unidad de estado sólido (SSD) incluida curiosamente dispone de una gruesa almohadilla térmica para usar la tapa inferior de aluminio como dispersor térmico y lograr mantener su velocidad punta en cargas sostenidas. Curioso. Esto se suele por el propio usuario en equipos con carcasa de aluminio como los Mac para permitir mejorar el rendimiento del procesador o gráfica al poner almohadillas para que el sistema de alimentación, la memoria o los propios caloductos dispersen mejor el calor. No lo había visto antes que un equipo de este tipo lo aprovechara de serie, pero tampoco creo que sea el primero que lo haga. La unidad PCIe 3.0 ×4 incluida está fabricada por SK Hynix (HFM001TD3JX013N, PC711) y permite alcanzar velocidades de hasta 2.5/1.9 GB/s de lectura/escritura secuencial y 90/200 MB/s en archivos pequeños. No es la mejor unidad, pero en el día a día y carga profesional no se notará la diferencia.

En cuanto a las temperaturas, en plena carga el teclado se puede seguir usando perfectamente. Teniendo en cuenta una temperatura ambiente de unos 26 ºC y durante una prueba de estrés como la de 3DMark, la parte izquierda y central del teclado se situará sobre los 35 ºC (Δ9 ºC). Se puede notar un poco más caliente de lo normal, pero durante el tecleo es difícil notar nada. No molesta en absoluto. La parte inferior se situará sobre los 45 ºC (Δ19 ºC), sobre todo en la zona central donde están la CPU y GPU, por lo que está un poco en el límite de lo que se puede sentir cómodo en el regazo.

estre__s.jpg

Obviamente en reposo o un uso ligero (navegando por internet o viendo algún vídeo) las temperaturas son muy cercanas a la temperatura ambiente y por tanto no habrá ningún problema en usar el equipo en el regazo. En general el sistema de refrigeración no tiene que trabajar mucho y por tanto la sencillez del que dispone este equipo es casi óptimo.

Si miráis el resultado de la prueba de estrés de 3DMark que he puesto un poco más arriba se puede ver que la temperatura máxima de CPU y GPU se sitúa en los 65 ºC. Al final comparten caloductos y por tanto si uno está caliente el otro también lo estará y se igual más o menos sus temperaturas. También se puede apreciar lo regular que es cada pasa de esta prueba que consiste en un bucle de repetir la misma escena veinte veces.

En cuanto al ruido, en reposo el nivel sonoro del equipo se sitúa sobre los 32 dB, que es prácticamente inaudible. Se echa en falta que los ventiladores se paren totalmente al no implementar el sistema Optimus de NVIDIA, pero tampoco resulta molesto. En carga el ruido se puede ir más hacia los 38 dB y la única pega que le veo es que hace un ruido ligeramente agudo. Es muy ligero, la mayoría de la gente no lo notará, pero tengo un oído bastante bueno para este tipo de sonidos agudos, mal que me pese.

proart.jpg

Para evitarlo se puede echar mano del programa de configuración del portátil, el ProArt Creator Hub. Está en la línea del programa incluido en los portátiles para jugones de ASUS por lo que resultará bastante familiar aunque con un diseño distinto, en la línea de los productos ProArt. En él se puede ajustar el perfil de los ventiladores, cambiar a un modo silencioso, o desatar los ventiladores para reducir aún más la temperatura. Lo cual no sería muy lógico porque 65 ºC para la CPU en carga, teniendo en cuenta que su límite es 100 ºC, no compensa con el ruido que puede hacer.

Un equipo magnífico para profesionales

pantalla.jpg

La característica principal de este equipo es su pantalla, y no puede dar mejores resultados. Combinado con Windows 11, que está disponible para instalar si te llega con Windows 10, la activación del modo con HDR es sencilla. Siendo una pantalla OLED en la que la iluminación se hace por píxel, pudiendo apagar totalmente un píxel si hace falta, la reproducción de contenido HDR es sensacional. La calidad de imagen es estupenda, y si quieres jugar, probablemente te resulte difícil volver atrás y jugar en una pantalla que no tenga este nivel de HDR.

El equipo es muy potente, con un estupendo Ryzen 9 5900HX, lo mejor de lo mejor, y también cuenta con una gran autonomía. La RTX 3050 Ti no es una tarjeta gráfica especialmente potente pero se comporta bastante bien para tener solo un consumo de 35 W con Dynamic Boost (hasta 50 W). En juegos queda bien respecto a una típica RTX 3060 de 80 W, y en uso en programas profesionales no dará ningún problema. Una exportación de un vídeo de After Effects será muy rápido, incluso más que en un más caro MacBook Pro con una RX 5600M.

Quizás el principal punto negativo, y se puede evitar, es que el ventilador del equipo no se para casi nunca salvo que se seleccione el modo silencioso en la aplicación de configuración, lo cual es molesto. Siempre habrá un cierto ruidillo de fondo, nada desagradable eso sí y muy bajito, pero que se podría haber solucionado implementando el sistema Optimus de NVIDIA. Es una pena que no lo tenga y que ese ventilador no se pare en el uso normal. Alternativamente se puede detener cambiando el perfil en el programa de configuración. En lo referente a temperaturas y ruido, el sistema de refrigeración es excelente. Otro sería la falta de USB 4 / Thunderbolt 4, una conectividad que se irá imponiendo poco a poco el próximo año y bastante buscada por los profesionales para acelerar el traspaso de información a almacenamiento externo.

ASUS ha planteado un equipo que sea una alternativa real a los MacBook Pro para apelar a los profesionales y realmente es el primer equipo que veo que lo sea. Sobre todo gracias a su pantalla OLED la cual apelará a los editores de vídeo que son los que más podrían sacarle utilidad a su resolución y al HDR, aunque esto último también puede apelar a los fotógrafos. No es un equipo orientado a jugones, pero si se quiere echar una partida de vez en cuando se podrá hacer sin problemas. Es un equipo bastante redondo.

Recomendado Geektopia

Puntuación

9.0

sobre 10

Lo mejor

  • La pantalla. Los creadores de contenido no encontrarán nada mejor en el mercado.
  • El mejor procesador del momento.
  • Diseño cuidado, conectividad variada.
  • Quince horas de autonomía. No se puede pedir más.

Lo peor

  • No implementa Optimus de NVIDIA.
  • El ventilador hace un ruido ligeramente agudo en carga.
  • No dispone de conectividad a prueba de futuro como USB 4.