La renovación de los teléfonos de la francesa Wiko empiezan por el View5, y respecto a modelos de años anteriores hay algunos cambios interesantes. Sigue siendo una marca que prima ciertos aspectos como el diseño y aportar un producto europeo a un precio decente, aunque sus productos solo compiten en precio tras varios meses en el mercado. Nada fuera de lo normal en el mercado actual.

Algunos de los cambios interesantes son la conectividad wifi (necesario), el sistema de cámaras o la batería, aunque en cuanto a diseño y pantalla no cambia excesivamente. Pero en la práctica no es un teléfono radicalmente distinto que el View4.

Desembalado

0_img_2775.jpg

La presentación del View5 deja clara en la portada de la caja que Wiko pone la atención en el Asistente de Google, que sigue siendo uno de los puntos fuertes de Android frente a iOS. En la parte trasera hace un resumen rápido de las características del móvil. Al abrir la caja se puede ver el móvil en una bandeja de cartón metido en una bolsa de plástico. El móvil tiene a su vez un nuevo resumen de características en el que Wiko incide en otros dos aspectos, batería y cámara, por lo que serán características que habrá que valorar adecuadamente del móvil.

Al retirar la bandeja con el móvil se pueden ver los extras que lo acompañan. Hay un cable USB tipo A a USB tipo C enrollado con un plástico, y este último conector es el conector que utiliza el móvil para recarga y datos. Es también el conector que da acceso a la carga rápida de la que disponen muchos móviles actualmente, y de momento no hay nada que indique que el móvil tiene carga rápida.

También se proporcionan unos auriculares de botón con controles de audio y micrófono, de una calidad bastante normal. Se escucha bien, pero no toleran bien la subida excesiva de ruido. Tampoco son unos auriculares que produzcan un sonido neutro, por lo que de usarlos es probable que haya que reforzar los graves o los agudos según el tipo de música que se escuche. Son unos auriculares con una clavija de 3.5 mm, por lo que avanza que el móvil cuenta con un conector de este tipo.

El último extra es el cargador con un conector USB tipo A, y es meramente de 10 W (2 A y 5 V), por lo que los 5000 mAh de batería indicados al abrir la caja van a tardar bastante en recargarse con este cargador. Se puede estimar que al menos unas tres horas atendiendo a capacidad de la batería y amperaje del cargador. Adicionalmente se proporciona un eyector de la bandeja de tarjetas SIM y micro-SD en una especie de sobre de cartón, en cuyo interior están la guía de inicio rápido, las instrucciones de seguridad y un pequeño folleto con instrucciones de uso del Asistente de Google.

Una vez mirados los extras, paso al teléfono en sí. Una vez sacado de la bolsa y retirada la hoja con el resumen de características, se puede apreciar mejor la pantalla con balazo que incluye el móvil. El diseño del View5 es agradable a la vista aunque recurre a una trasera de plástico con un degradado horizontal de negro a azul y nuevamente a negro. El sistema de cuatro cámaras con flash está situado en la parte superior izquierda, y en la zona central de la parte trasera hay un lector de huellas dactilares.

En la parte superior del móvil está situada la entrada de 3.5 mm. En la parte opuesta está el USB tipo C, micrófono y altavoz. En el lateral derecho están las teclas de volumen e inicio, así como un botón específico entre medias de los anteriores para activar el Asistente de Google, y tiene una textura distinta para identificarlo rápido. Es un botón que está cada vez más presente en los móviles y de gran utilidad. En el lateral izquierdo tiene la bandeja para dos tarjetas SIM o una nano-SIM y una micro-SD.

Especificaciones

0_img_2787.jpg

El View5 es un teléfono de gama media-baja y eso hace que sus componentes sean muy dispares. Entiendo que Wiko intenta equilibrar el hecho de que es un móvil diseñado en Europa para impuestos y sueldos europeos de sus trabajadores, pero a simple vista resultan bastante chocantes para un PVPR de 179 euros. Bien es cierto que el PVP irá bajando, por lo que suele ser mejor dejar las decisiones de calidad-precio para el momento en que alguien compre el móvil.

Dicho eso, el teléfono incluso una pantalla de 16.6 cm (6.55 in) de tipo IPS con una comedida resolución de 1600 × 720 píxeles lo que arroja una densidad de 268 PPP. La calidad de la pantalla es buena, con un brillo máximo sobre los 450 nits lo que con luz directa del solo pueda ser un poco difícil de ver lo que pone. La densidad de píxeles no le veo un problema porque por el tamaño del móvil se usará más lejos de la cara de lo normal, y con 268 PPP se verá suficientemente nítida en el uso diario.

View 5 de Wiko
ProcesadorHelio A25 (MT6762D) de Mediatek
4× Cortex-A53 a 1.8 GHz
4× Cortex-A53 a 1.5 GHz
Unidad gráfica PowerVR GE8320
RAM3 GB
NAND
64 GB
Lector de tarjetas micro-SD de hasta 256 GB
Pantalla
16.6 cm (6.55 pulgadas) IPS
1600 × 720 píxeles (270 PPP)
Dimensiones165.95 mm × 76.84 mm × 9.3 mm
Peso201 gramos
Módem2G: 850, 900, 1800, 1900 MHz
3G: 850, 900, 1900, 2100 MHz
4G: bandas 1, 3, 5, 7, 8, 20, 28
Tamaño SIMdoble nano-SIM
Cámara trasera48 Mpx (gran angular), 8 Mpx (ultra gran angular), 5 Mpx (fotomacrografía) y 2 Mpx (desenfoque)
Cámara frontal8 Mpx
Batería5000 mAh, carga de 10 W
Extraslector de huellas, botón de Asistente de Google
ConectividadBluetooth 4.2, wifi 802.11 ac, USB tipo C, conector 3.5 mm
Sistema operativoAndroid 10
PVPR179 euros (sep. 2020)
PVP167 euros (oct. 2020)

El procesador es un Helio A25 de MediaTek, un modelo usado en teléfonos de PVPR bastante más bajo, con 3 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento. Llega con Android 10 preinstalado, y en general el móvil funciona bastante fluido, aunque no todo el tiempo. Incluye un lector de tarjetas micro-SD compartido con un segundo lector de tarjeta SIM. El móvil incluye también wifi 802.11ac y Bluetooth 4.2.

Con un tamaño de 165.95 mm × 76.84 mm × 9.3 mm resulta un móvil algo grande pero es un tamaño muy, muy común ahora mismo, por lo que no destaca ni positiva ni negativamente en el mercado actual. Pesa 201 g, que también es un peso típico para un móvil de su tamaño, y en parte es por lo que echo de menos los móviles más pequeños.

El sistema de cámaras trasero es de cuatro sensores: principal de 48 Mpx, secundario de 8 Mpx, terciario de 5 Mpx y cuarto de 2 Mpx. La cámara frontal incluida en el balazo de pantalla es de 8 Mpx. Son características comedidas

Rendimiento

Vídeo

CPU

El procesador de este móvil es un Helio A25 el cual es un procesador dividido en dos clústeres de cuatro Cortex-A53, funcionando uno a 1.8 GHz y el otro a 1.5 GHz. Son los habituales núcleos que se usan para bajo consumo, y por tanto se hace extraña la combinación de dos clústeres que sirven para exactamente lo mismo. El resultado es que el Helio A25 carece del gancho necesario para permitir una fluidez del dispositivo el cien por cien del tiempo, y es la razón por la que no encaja en un dispositivo de 179 euros de PVPR; encajaría mejor en uno de 140 euros o menos.

Geekbench 5.1
C3
Helio G70
1262
347
Moto E6s
Helio P20
860
145
View5
Helio A25
850
138
Galaxy A20e
Exynos 7884
816
231
Multinúcleo Mononúcleo

GPU

La unidad gráfica integrada es una PowerVR GE8320 de Imagination, que no es ninguna maravilla para la tarea del rasterizado. En pruebas de rendimiento de gráficos 3D como GFX no se porta mal en la prueba sencilla T-Rex, pero en cuanto que se empieza a exigir a la iGPU el rendimiento cae en lo injugable. No es un problema realmente porque los móviles de gama media-baja no tienen esa orientación de los juegos. La iGPU sí es perfectamente capaz de mover la pantalla y darle fluidez a la interfaz, reproducción de vídeos, etc.

GFX
View5
26
18
12
T-Rex Manhattan Manhattan 3.1

Almacenamiento

El almacenamiento incluido en el View5 es de tipo eMMC 5, por lo que se puede esperar un rendimiento normal, aunque decente, con lo que no será un problema para el rendimiento del dispositivo en un uso normal. Tiene una lectura/escritura secuencial en torno a los 288/244 MB/s, y una lectura/escritura aleatoria de 66/23 MB/s, dentro de lo normal en dispositivos de gama media aunque mejor que otros móviles de la compañía.

Autonomía

Uno de los puntos fuertes de este dispositivo es su batería de 5000 mAh, y juega en su favor en la autonomía cosas como la baja potencia del procesador y la comedida resolución de pantalla, a pesar de que sea grande. En una prueba de uso continuo de procesador a 180 nits la autonomía se sitúa sobre las nueve horas de uso. En un uso más ligero puede durar entre doce y catorce horas según el uso que se le dé al dispositivo.

Wiko proporciona un cargador de 5 V y 2 A que proporciona esos 10 W de carga, algo lento para recargar rápidamente los 5000 mAh de capacidad que tiene. Una recarga completamente desde cero llevaría algo más de tres horas. Para futuros modelos estaría bien contar con una carga rápida de 18 W para que no sea tan tediosa la recarga de un dispositivo con 5000 mAh.

Conectividad y posicionamiento

Este teléfono incluye wifi de tipo 802.11 ac y es un soplo de aire fresco —y necesario— en los móviles de la compañía que venían estando limitados a 802.11 b/g/n en la banda de 2.4 GHz. Al poder funcionar también en la banda de los 5 GHz, con mayor capacidad y menos concurrida —aunque cada vez más—, se permiten velocidades sustancialmente mayores. La conexión es totalmente estable, probado con un enrutador RT-AC88U de ASUS. En varias pruebas realizadas con iperf 3, con la configuración por defecto sobre TCP, se alcanzan los 157 Mb/s de transferencia, aunque para mover archivos muy grandes sigue siendo recomendable la conexión USB tipo C del dispositivo.

El teléfono no tiene problemas de recepción de señal LTE o cobertura, y se escucha generalmente bien. Utiliza las bandas 1, 3, 5, 7, 8, 20, y 28, por lo que funcionará bien en España y la mayoría de países europeos, y salvo que se vaya a pueblos o ciudades pequeñas debería haber cobertura siempre de LTE. No he notado problemas con el uso del sistema de GPS, con los habituales errores de unos metros generados por esta tecnología de posicionamiento.

Audio

Entrando en el terreno del sonido, el audio por el conector de 3.5 mm es en general adecuado, pero los auriculares de botón proporcionados con el teléfono son más bien normalitos. El altavoz del móvil, situado en el canto inferior, tiene buena potencia pero suena ligeramente enlatado y distorsiona perceptiblemente a volúmenes altos, por lo que es otro aspecto en el que se recorta ligeramente para centrarse en otros apartados del móvil.

Cámaras

0_img_2796.jpg

El apartado fotográfico está bastante bien cubierto con la cámara principal de 48 Mpx en disposición tetra-Bayer con lo que en realidad se conjuga la información de cuatro píxeles para extraer un píxel de mayor calidad. Eso hace que las fotos sean de 12 Mpx, y aunque se puede cambiar el modo de operación eso no aportará beneficios en la calidad de las fotografías.

Esta cámara principal es excelente y me ha sorprendido gratamente la calidad de las imágenes. Si se tiene buena luz, natural o artificial, puede sacar fotos excelentes, con una buena exposición, color y niveles de detalle. Se puede comprobar en la comparación con las fotos de un iPhone 11, y para costar la cuarta parte su calidad es muy buena. Incluso de noche o con poca luz puede sacar buenas fotos, aunque se perderán detalles si son fotos de exterior de noche con la iluminación de la ciudad. La mayor pega que se le puede poner, siendo una cámara buena en general, es que es más sensible al temblequeo de lo normal —en comparación con cámaras similares en móviles mucho más caros— y eso puede llevar a fotos ligeramente borrosas, aunque captura las fotos muy rápidamente por lo que no es un gran problema.

En cuanto a la aplicación de Cámara, están las opciones habituales, incluido el cambio al uso de la cámara de super gran angular. Es de buena calidad a plena luz del día, pero tiende a aguar los detalles con luz artificial o de noche en un intento de minimizar el ruido. También existe un modo de captura profesional con el que modificar el punto blanco, ISO y otros parámetros. Si se tiene el tiempo pueden servir para mejorar las fotos o realizar efectos adicionales, pero suelo preferir móviles que sin tocar nada saquen buenas fotos, y al menos el View5 cumple con ello.

Capa de personalización

view5_de_wiko.jpg

Wiko incluye Android 10 preinstalado en este dispositivo, y si bien no es la última, por el momento han aterrizado muy pocos móviles con Android 11. La compañía da opción de instalar una serie de aplicaciones propias, pero es un paso que se puede saltar sin mayor problema y por tanto lo que se va a obtener es una versión casi pura de Android. Se puede evitar registrar el teléfono con Wiko, por ejemplo, pero si se hace se puede obtener asistencia y otras aplicaciones que podría ser de utilidad para usuarios concretos.

En las opciones del móvil se añaden opciones que pueden ser interesantes, como DuraSpeed, aunque en versiones de otros años era potencialmente más un problema que una solución para aumentar la autonomía y fluidez del dispositivo. Hay una sección específica para los servicios de Wiko, que si se activan se puede enviar información de uso o recibir ofertas personalizadas. Todo es totalmente opcional. También hay un apartado para acceder a gestos, un modo de juego para mejorar su velocidad —no es un móvil para ello— y otras funcionalidades como el modo a una mano, opciones para mostrar u ocultar mejor el balazo de la pantalla, y otros. En general la experiencia es casi como la de Android puro, y eso es de agradecer.

Conclusión

view5-design-desktop.jpg

Wiko no es un mal fabricante de móviles. Todo lo contrario. Me suele gustar la estética de sus dispositivos a pesar de que usa plástico para ellos, pero bien es cierto que es un fabricante de teléfonos inteligentes orientados desde la gama baja hasta la media y en esos niveles las compañías hacen lo que pueden. En el caso del View5 el degradado posterior está bien aunque es algo plano, y el frontal con esa pantalla con balazo le da un aspecto típico. Eso sí, da buena sensación en la mano que es lo que importa.

Poco a poco Wiko va limando asperezas en sus teléfonos, aunque siempre suele apuntar a un PVPR más alto que el que tienen móviles de marcas chinas por lo que suele ser necesario esperar a que el PVP se distancie, en cuyo momento suelen ser buena compra. En este caso ese PVPR es de 179 euros, que por las características que tiene no se ajusta en absoluto a la realidad del mercado. Bien es cierto que en estas situaciones, si el producto es bueno, siempre barrería para casa a la hora de comprar algo europeo frente a algo netamente chino, pero es un móvil con algunas carencias.

La principal es el procesador. El Helio A25 es algo limitado para su PVPR, y más propio de móviles mucho más baratos. De hecho la propia compañía lo usa en el View4 Lite de 129 euros de PVPR. En este rango de precios es muy habitual el Snapdragon 665, e incluso la inclusión de un Helio G70 habría sido mejor elección, y dudo que la diferencia de precio sea de unos pocos euros. Esta elección hace que al arrancar el teléfono durante varios minutos la interacción sea errática al estar todavía cargando multitud de cosas, e incluso el acceso a Google Now sea lenta.

Una vez que el teléfono termina de hacer todo lo que tiene que hacer, la respuesta suele ser un poco más lenta que en dispositivos con mejor procesador, pero en general es buena. El arranque de aplicaciones es rápida, y la navegación web se puede hacer fluida. Falla ligeramente en algunas transiciones, como al cambiar al ir al gestor de aplicaciones o al cambiar entre ellas. Quizás por un tema de lo limitado de la iGPU en sí que de la CPU. Eso sí, el móvil tiene mucha RAM y almacenamiento disponible para el usuario medio.

Pero el recorte en procesador tiene claramente un objetivo: hacer hueco en el presupuesto de componentes a un sensor fotográfico mejor. Y lo consigue, aunque también digo que se podían ahorrar dos de los cuatro sensores para recortar precio y el móvil sería mucho mejor. El punto fuerte de este View5 es la cámara, y aunque Wiko no es precisamente conocida por ser buena en este terreno, el móvil sí que puede destacar por debajo de los 200 euros en este apartado. La calidad de las fotos con luz de día es excelente, con mucho detalle y sin ruido, y con luz de interior obtiene suficiente luz para que no hay mucho ruido.

Sin embargo, las fotos de noche, como en todos los móviles de estos precios, es el talón de Aquiles del dispositivo. Se porta bien, pero se pierden detalles en el posprocesado si bien captura suficientemente bien los colores. No son una maravilla de fotos nocturnas, pero tampoco son un desastre. Es algo intermedio. Si Wiko se hubiera centrado en la cámara principal para rebajar el precio o meter un procesador más potente habría sido un móvil excelente. Sin embargo, los fabricantes como Wiko se empeñan en meter un montón de sensores que no sirven para nada. Google y Apple se centran en dos (gran angular y ultra gran angular) y no pasa nada porque lo demás se puede hacer por software. En el caso del View5 el de ultra gran angular sí que sirve de algo, porque es un buen sensor que captura buen detalle y puede ser útil, pero los otros dos son prescindibles.

Por lo demás, la pantalla me parece de buena calidad a pesar de tener una resolución justa —pero suficiente—, y el punto más interesante es la duración de la batería. 5000 mAh me da con mi uso diario de llamadas, algo de internet y fotos en torno a cinco días de autonomía. Para alguien que le dé más uso de chateo, navegación y vídeo, le debería durar de sobra dos días enteros de uso moderado a alto, y probablemente llegue a la mitad de un tercer día. Para llegar a los tres días y medio indicados por la compañía habría que hacer un uso moderado a ligero, que quizás no sea lo más habitual. Los usuarios reales somos más de extremos: o lo usamos mucho o lo usamos poco. No hay término medio.

Este móvil puede ser interesante para los que busquen buena batería y cámara y acepten que el sistema operativo responderá rápidamente pero no inmediatamente. Para los que primen la fluidez o los juegos intensivos de procesador tendrán que mirar a otro modelo. Pero, eso sí, cuando el PVP baje más.

Puntuación

7.7

sobre 10

Lo mejor

  • Buena calidad de fotos.
  • Gran autonomía.
  • Es una versión casi pura de Android si se omite la instalación de servicios de Wiko.

Lo peor

  • Procesador algo limitado para el PVPR que tiene.
  • Con dos sensores traseros habría sido suficiente.
Cámaras
7
Batería
9.5
Diseño
7
Rendimiento
7
Pantalla
7.5