ROCCAT ha anunciado un nuevo ratón de alto rendimiento, el Burst Pro, que es un modelo cableado con un par de novedades que pretende destacar la compañía. Por un lado, tiene un nuevo diseño ergonómico «desarrollado desde cero» con el que aseguran que se adapta mejor a la mano. Por otro lado, incluye en los botones principales unos interruptores ópticos Titan, con lo que tienen la ventaja de una reacción inmediata ante los clics, sin tiempo de rebote y por tanto detecta cualquier número de clics independientemente de lo rápido que se hagan.

Esta ratón tiene un tamaño de 120 mm × 58 mm × 38.7 mm y un peso de solo 68 g, estando disponible en colores de carcasa negro y blanco. El poco peso lo consiguen con una rejilla hexagonal por dentro de la carcasa. Exteriormente queda totalmente lisa por lo que no se introducirá suciedad, y sirve para ver mejor la iluminación RGB procedente de su interior.

Se conecta mediante un cable de 1.8 m que termina en un USB 2.0 tipo A, y al diseño del cable lo llaman PhantomFlex porque prometen que no estorbará en el uso del ratón. En la parte superior del ratón hay un botón adicional por defecto para el ajuste de la sensibilidad, y en el lateral izquierdo hay dos botones adicionales.

En la parte inferior hay unas almohadillas amplias de teflón para permitir un deslizamiento perfecto. El sensor óptico incluido es un PWM3389 de PixArt, que tiene una sensibilidad de 16 000 PPP (píxeles por pulgada), una velocidad de 400 PPS (pulgadas por segundo) y una aceleración de 50 G.

Su precio es de 59.99 euros.