Razer retomó este tercer trimestre la serie Naga y con la presentación del Naga Pro probablemente cubra las expectativas de muchos jugones. De otros no, claro está, porque se trata de un ratón de 170 euros, y por tanto está fuera de lo que se gasta la mayoría de jugadores en un ratón. Pero siempre es bueno que haya gamas y variedad y que sea el consumidor final el que decida qué y por cuánto compra los productos y con ello sentencie el destino de las compañías si no se venden en cantidad.

La primera impresión al usar el Naga Pro ha sido increíblemente buena, y vaya por delante que llevo años usando los Naga en sus diversas encarnaciones. Actualmente uso el Naga Trinity por lo que tengo bien a mano con qué compararlo. Ha llovido mucho desde que se presentara este último y la renovación se hacía necesaria, aunque no sea la revisión que muchos querían.

Desembalado y características

0_img_2489.jpg

La presentación de este ratón es en la habitual caja negra y verde que lleva usando Razer varios años. En el interior se incluye en una bandeja de cartón y plástico el ratón con uno de los paneles laterales en su sitio —se sujetan magnéticamente, son fáciles de poner y quitar— y los otros dos paneles. También se incluye el cable micro-USB a USB tipo A, un adaptador para colocarle a su vez el adaptador inalámbrico y el cable para usarlo de prolongador, la habitual nota de agradecimiento del director ejecutivo de Razer, unas pegatinas y el manual de instrucciones que no está de más mirar para ver, por ejemplo, cómo se comienza el proceso de emparejado por Bluetooth entre el ratón y un equipo. Nada fuera de lo corriente.

La forma del Naga Pro no cambia prácticamente respecto al Naga Trinity salvo algunos detalles realmente importantes como son las almohadillas inferiores. Estas están hechas de teflón, y hacen que el ratón deslice realmente bien. Mucho mejor que cualquier otro ratón que haya probado de Razer y otras compañías, y hace que el Naga Trinity parezca que no desliza bien. No ha cambiado casi su peso, 117 g, y su diseño es para diestros. El ratón tiene un tamaño de 119 mm × 74.5 mm × 43 mm, y aunque está hecho de plástico negro cambia la superficie por una textura ligeramente más rugoso, dando la misma buena sensación al tacto.

Naga Pro de Razer
Dimensiones119 mm × 74.5 mm × 43 mm
Peso117 g
ConexiónCable de 1.8 m
SensorFocus+ de Razer
Sensibilidad20 000 PPP (píxeles por pulgada)
Velocidad>650 PPS (pulgadas por segundo)
Aceleración50 G
Muestreo1000 Hz
Botonesdos principales, clic rueda, clics laterales de rueda, dos en la parte superior, otros según el panel lateral que se ponga (dos, seis o dieciséis adicionales)
Extrasiluminación RGB
Manopara diestros
PVPR169.99 euros

En la parte inferior del ratón hay un botón y un interruptor. El botón es para cambiar entre los cuatro perfiles programables que se pueden almacenar en su memoria interna, y de esta forma no hace falta que se instale el programa Synapse 3.0 para disfrutar de las macros y asignaciones de teclas personalizadas. No se puede almacenar todas las opciones de personalización de un perfil en la memoria ratón porque algunos dependen de factores externos como el sistema operativo, pero sí la gran mayoría.

El interruptor es para cambiar entre las posiciones de apagado, conexión Bluetooth y adaptador en la banda de los 2.4 GHz a la que Razer denomina conexión HyperSpeed. El ratón puede usarse con cable en cualquiera de las posiciones, y también sirve para recargar la batería interna del ratón con la que Razer asegura que se pueden alcanzar las 150 horas de juego antes de necesitar recargarlo si se usa Bluetooth, o 100 horas con la conexión HyperSpeed. En la parte inferior también hay dos contactos especiales para recargarlo con la base de carga que incluyen ratones como el Viper Ultimate o Basilisk Ultimate. Es una pena que no se incluya teniendo en cuenta el precio que tiene el ratón.

El Naga Pro cuenta con dos botones principales de acción que incluyen los mecanismos ópticos de Razer. Son altamente fiables y rápidos, y con este sistema se evita el retardo a la hora de realizar varias pulsaciones seguidas provocado por el retardo de rebote. Cuando se pulsa un botón de este tipo se produce un clic primario y una serie de rebotes hasta que el interruptor vuelve a la posición de reposo. El tiempo de retardo de rebote evita que se detecten clics adicionales no intencionados provocados por esos rebotes. Con los interruptores ópticos de Razer se puede clicar cuantas veces se quiera y todo lo rápido que se quiera, porque el Naga Pro detectará todas y cada una de las pulsaciones. La sensación de uso de estos interruptores es mejor que los mecánicos habituales de los ratones, aunque pueda asegurar que con ellos podría mejorar mi forma de jugar a los de disparos.

La parte superior incluye dos botones adicionales que por defecto están destinados a ajustar el nivel de sensibilidad del ratón. La ruedecilla dispone de clics laterales, que es algo que busca también en los ratones; cambia ligeramente la textura de la rueda y es a la vez mucho más agradable de usar y mucho más precisa que la del Naga Trinity. El resto de botones dependerá del panel lateral que esté puesto de entre los tres posibles: uno para juegos de tiros con dos botones, otro para MOBA y de batalla real con seis botones en dos hileras —es un nuevo diseño; el Naga Trinity tenía un panel MOBA de siete botones en círculo—, y el famoso de los Naga que son dieciséis botones. En este último cada botón tiene una forma distinta y un posicionamiento diferente para que se note que hay cambio al pasar de un botón a otro con el pulgar.

La superficie del ratón dispone de iluminación RGB en los botones del panel lateral que esté puesto —salvo el de para tiros—, en el reposapalmas y en la ruedecilla. La iluminación se personaliza a través de Synapse 3.0. El sensor incluido en el ratón es un Focus+ de la compañía, el cual tiene una sensibilidad de 20 000 píxeles por pulgadas, una velocidad de 650 pulgadas por segundo y una aceleración de 50 G. Es muy preciso, le da una gran fluidez al ratón, pero es mucho más de lo que la mayoría de los usuarios van a necesitar al jugar.

Programa de configuración

0_004.jpg

El programa de configuración de Razer, el Synapse 3.0, sigue siendo el mejor que hay en el mercado en cuanto a características y extras, aunque últimamente tiene a otras compañías pisándole los talones. Desde este programa se puede configurar todos los aspectos del Naga Pro, desde los primarios como los clics principales o los laterales de la rueda hasta cada uno de los tres paneles laterales por separado, pasando por la sensibilidad del ratón que puede configurarse en hasta cinco etapas de sensibilidad distintas.

Hay opciones de temporizador para entrar en reposo y ahorrar batería, así como para determinar cuándo el ratón indicará que tiene la batería baja. Durante la carga, si se tiene en la base que no se vende con el ratón, el logo del reposapalmas indicará el nivel al que está la batería con un código de color, desde rojo intermitente si está agotada, hasta verde intermitente si es alta o verde estático si está completada. Toda la iluminación se puede configurar desde un editor especial que además permite sincronizarla entre varios periféricos de Razer o compatible con Chroma.

Un Naga Trinity mejorado e inalámbrico

0_img_2517.jpg

Dentro del catálogo de ratones de Razer echaba en falta un nuevo Naga inalámbrico, y más específicamente Bluetooth. Han pasado casi tres años desde que se presentara el Naga Trinity y parecía que a la compañía se le había olvidado esta serie, pero ha demostrado que simplemente esperaba el mejor momento para anunciar su renovación. Hace solo unas semanas anunció un nuevo Naga para zurdos, y ahora llega esta versión Bluetooth que cumple con todos los requisitos que tenía para cambiar de ratón. Salvo, claro está, el del precio.

El coste del ratón son 170 euros y, si bien creo que los vale, personalmente me sobran dos de los paneles laterales. Pensé que en el Naga Trinity terminaría cambiando entre el panel de MMO y el de FPS —no soy de MOBA, así que ese lo tengo guardado en el cajón— y es probable que solo haya usado dos o tres veces este último desde que lo compré hace más de dos años. No habría estado mal ajustar un poco más el precio u ofertarlo sin los otros dos paneles, porque solo me interesa el de MMO.

Pero dejando a un lado el precio, que no es una medición de la calidad de las cosas sino de que sean una compra interesante o no en un momento dado, el Naga Pro es el mejor ratón que tiene ahora mismo Razer en su catálogo. Punto. La conectividad Bluetooth es un requisito que tengo para cualquier ratón para juegos que compre hoy en día, y este cumple con él. Para los ambientes en que pueda estar más concurrido el Bluetooth, la inclusión de un adaptador USB en la banda de 2.4 GHz es ideal, y está exenta de problemas.

El cambio de las almohadillas del ratón hacen que deslice de manera sobrenatural. Las del Naga Trinity tienen cierta fricción que se nota y que una vez probado el Naga Pro hace difícil volver a él. Los interruptores ópticos principales tienen muy buena respuesta y un cliqueo más agradable, de sonido y tacto. Los botones de los paneles laterales están bien pensados, son prácticos y de buen tacto. La iluminación RGB siempre acompaña bien a los ratones caros. El sensor es extraordinario, de rápida respuesta, buena aceleración y velocidad.

Recomendado Geektopia

Puntuación

9.5

sobre 10

Lo mejor

  • Las almohadillas de teflón deslizan estupendamente.
  • La conectividad es variada: Bluetooth, adaptador 2.4 GHz y cable.
  • Preciso y versátil.
  • Los interruptores ópticos son estupendos.

Lo peor

  • El precio.
  • Los que queremos el mejor ratón para MMORPG nos sobran dos de los tres paneles.
  • No incluye la base de carga.