Intel pondrá en unos días a la venta el Core i9-10900K y la mirada está puesta en su rendimiento por dólar. Bueno, más bien en el Core i9-10900KF, que es el mismo procesador pero sin unidad gráfica integrada (iGPU) y por tanto es la referencia respecto a los Ryzen de AMD que en su inmensa mayoría no llevan iGPU. El Core i9-10900KF tiene un PVPR de 472 dólares y el Ryzen 9 3900X con el que compite tiene un PVPR de 499 dólares. En España, tras un año el 3900X está por unos 470 euros y el 10900KF llegará por unos 540 euros, pero podría bajar en unas semanas para asentar su precio más cercano al PVPR.

En esa batalla hay que tener en cuenta que el 10900K/F es un procesador de 10 núcleos con multihilo (10N/20H), mientras que el 3900X es un 12N/24H. A pesar de ello, un análisis de una web china del 10900K apunta a que salvo en situaciones intensas multihilo el Core i9-10900K/F va a ser un gran competidor. En pruebas como Cinebench R20 mostrará que ambos tienen un rendimiento por núcleo similar pero ganar el 3900X por tener dos núcleos más, pero en juegos y otras tareas no tan intensas el Core i9-10900K/F va a demostrar ser mejor.

Por ejemplo, en juegos a QHD, que permitirá aprovechar mejor las tarjetas gráficas más potentes, con una mejora de hasta un 11 % —aunque dependerá del juego, porque en otros no va a haber diferencia—. Los juegos que se muestran en las siguientes transparencias son Assassin's Creed: Odyssey, Metro: Exodus y Tomb Raider. En otras tareas más dependientes de la potencia monohilo, el Core i9-10900K, y su versión sin iGPU 10900KF, va a destacar.

Solo falta esperar a que desembarque, que pase un tiempo y que el PVP se acerque al PVPR. El mayor problema que puede haber para ello es que la demanda del 10900K/F sea muy alta y mantenga su precio alto durante bastante tiempo si Intel no es capaz de cubrir la demanda de este procesador. Pero eso me temo que habrá que irlo viendo, si bien los resultados de este análisis apuntan a que el Ryzen 9 3900X va a seguir siendo el procesador más interesante por precio. Por último, se indica que el equipo de prueba usado en carga completa el Ryzen 9 3900X consume 262 W con doce núcleos, mientras que el Core i9-10900K consume 337 W. Es una diferencia de 70 W —en torno a un 25 % más— que tampoco es que sea malo, y sobre todo teniendo en cuenta que el 3900X está fabricado a 7 nm y el 10900K a 14 nm. Será muy interesante ver los consumos en procesadores de sobremesa de Intel a 10 nm, si es que terminan llegando en algún momento.

149965 bytes 134424 bytes 137177 bytes 137381 bytes 143630 bytes 139702 bytes 136619 bytes 139323 bytes 140521 bytes 143493 bytes 139782 bytes 135997 bytes 133442 bytes

Vía: TechPowerUp.