Nvidia ha dado una vuelta de tuerca más a su alineación de tarjetas gráficas de entrada para portátiles con el añadido de las GeForce MX330 y GeForce MX350. Se trata de refritos basados en chips previos utilizados por la compañía, lo cual es bastante frecuente para cualquier empresa del sector.

En este caso, la GeForce MX330 es una versión renombrada de la MX250, con sus mismos 384 núcleos CUDA, y hace uso de memoria GDDR5 a 6 GHz. La GeForce MX350 es una versión de la GTX 1050 de movilidad, con 640 núcleos CUDA, pero en este caso el bus de la memoria baja de 128 bits a 64 bits, lo que reducirá sustancialmente el ancho de banda de memoria y por tanto se alejará sustancialmente del rendimiento de la GTX 1050 de movilidad.

Ambos chips están producidos por Samsung con un proceso de 14 nm. Sobre la MX350, Nvidia asegura que tiene 2.5 veces el rendimiento de la Iris Plus incluida en el Core i7-1065G7 de Intel, por lo que con un consumo de 25 W es una mejora sustancial. De la MX330 indica que tiene el doble de rendimiento.