AMD ha tenido un gran éxito en 2019, pero está centrada en sus procesadores y ha dejado de lado sus chips gráficos. No lo ha hecho por voluntad propia sino por el hecho de que TSMC no puede producir más para AMD al tener todos los huecos de producción previamente asignados; ahora, con más de seis meses de antelación. Aun así, parece que AMD se ha asegurado un aumento sustancial de producción que se materializará en la segunda mitad de este 2020.

Es en ese momento en el que AMD podría poner en el mercado los Ryzen 4000 de sobremesa, por lo que hacia el final de año llegarán en gran cantidad. Además, AMD espera un aumento de las ventas durante todo el año, por lo que precisa de los servicios de TSMC para no perder ingresos potenciales o que los precios de sus procesadores no suban —y que estén todos bien disponibles, lo cual no está pasando por ahora—.

Se menciona que la capacidad de producción de TSMC a 7 nm está ya toda asignada para esta primera mitad del año, y quizás la cosa mejore cuando Apple mueva la producción de sus chips a los 5 nm en la segunda mitad. TSMC está aumentado su producción de obleas, con 110 000 iniciadas al mes en esta primera mitad del año, pero se espera que llegue a 140 000 iniciadas en la segunda mitad. AMD tendría asignadas 30 000 obleas al mes en la segunda mitad de 2020, o el 21 % del total.

Vía: WCCFTech.