Thermaltake ha presentado la caja Level 20 HT, y es un modelo atípico ya que es más bien un cubo aunque de tamaño torre. Tiene 618 mm × 468 mm × 503 mm (al. × an. × pr.) y pesa 20 kg, incluyendo cuatro paneles de cristal templado. Su interior está separado en dos compartimentos, uno principal para la placa base y refrigeración, y otro para fuente de alimentación y almacenamiento.

Está pensado para crear sistemas de refrigeración líquida personalizados con una o más bombas de agua, y tiene espacio en el compartimento principal para placas base de hasta tamaño E-ATX. La fuente de alimentación puede tener hasta 200 mm, y se pueden instalar cuatro unidades de 2.5/3.5 pulgadas y una adicional de 2.5 pulgadas.

El disipador del procesador, en caso de no optar por refrigeración líquida —que sería muy raro o incluso un crimen para la caja que es—, puede tener hasta 260 mm de altura, y no hay ningún disipador que conozca tan alto. Se pueden instalar dos ventiladores traseros de 120/140 mm, tres de 120 mm o dos de 140 mm en los laterales derecho e izquierdo para seis más en total, tres de 120 mm o dos de 120 mm en la parte superior y dos de 120/140 mm en la parte inferior.

El panel de conexiones frontal tiene dos puertos USB 2.0, dos USB 3.0, un USB tipo C, y uno de audio de 3.5 mm, más botones de arranque y reinicio. Se incluye preinstalados dos ventiladores de 140 mm que funcionan a 1000 RPM y hacen un ruido máximo de 16 dBA. La caja dispone de filtros de polvo magnéticos en las entradas de aire.