Sennheiser no es ajena a la popularidad de los productos para jugones y desde hace tiempo lleva presentando, de vez en cuando, algún modelo específico para este sector. No es su terreno tradicional, pero es que unos auriculares para jugar se diferencian de unos normales simplemente en el diseño y la necesidad de tener un micrófono mejor. Es en lo que se centra con los GSP 370.

Son además un modelo inalámbrico que se recarga por un puerto micro-USB con un cable de 1.5 m, y destaca la autonomía de más de cien horas que asegura que tiene. Sennheiser indica que se pueden usar con Windows, macOS, y con la consola PlayStation 4 a través del adaptador USB que incluye y funciona en la banda de los 2.4 GHz para reducir el retardo al mínimo y tener una latencia mínima.

La calidad del sonido a esperar es la habitual de Sennheiser. Los transductores tienen respuesta en frecuencia entre los 20 y 20 000 Hz, con una sensibilidad de 117 dB. El micrófono unidireccional con cancelación de ruido tiene respuesta en frecuencia entre los 100 y 6300 Hz, con una sensibilidad de –41 dB.

El diseño de los auriculares, que pesan 285 g, es de tipo diadema con almohadillas en la parte superior, y dos grandes copas con almohadillas de viscoelástica, y sistema extensible de ajuste. Nada fuera de lo común. En la copa derecha hay una rueda para ajustar el volumen. Puede funcionar inalámbricamente mientras se recarga.

Su precio es de 199.95 dólares.