Los fabricantes de portátiles ya han anunciado bastantes equipos con el Core i7-1065G7 de Intel, que es un procesador creado a 10 nm con la arquitectura Sunny Cove para los núcleos y la generación 11 para la unidad gráfica integrada. Es un modelo bastante potente para una gráfica integrada y uno que Intel asegura que se puede jugar con él decentemente. Ahora han aparecido pruebas de esta Iris Plus G7 que incluye.

Este procesador está acompañado de memoria a 3600 MHz, y lo ponen a prueba frente a otras opciones con GeForce MX250, la Radeon Vega 10, o la UHD 620. Se puede ver en las pruebas que la G7 la supera en algunas sintética, como 3DMark 11, por un margen del 16-25 %, pero a la hora de jugar están más o menos a la par. En Bioshock Infinite quedan similares a FHD en ultra con 21 FPS, en Dota2 es en torno a un 12 % más lenta, y en X-Plane 11.11 es un 8 % más potente.

La Iris Plus G7 está compuesta por 64 unidades de cómputo que arrojan en torno a 1.12 TFLOPS, pero es difícil compararla directamente con las 10 unidades de cómputo y 640 sombreadores de la Vega 10 debido a las arquitecturas tan distintas que usan ambas compañías. La Iris Plus G7 vendría a tener el equivalente a unos 512 sombreadores, funcionando a 1100 MHz frente a los 1300 MHz de la Vega 10 probada por NotebookCheck.

84214 bytes 52790 bytes 94886 bytes 89925 bytes 97077 bytes

Vía: TechPowerUp.