Acer ha anunciado en la IFA 2019 de Berlín el último añadido a la gama Predator Triton y se trata del Predator Triton 300. Este modelo es el de menor potencia de todos pero mantiene un diseño similar, con una carcasa de 2 cm de grosor y un peso de 2.3 kg gracias a estar hecho en parte de aluminio y un acabado en color azul.

El procesador llega a un Core i7-9750H con una tarjeta gráfica GTX 1650, 16 GB de RAM de tipo DDR4-2667 y hasta 2 TB de unidad de estado sólido en una disposición RAID 0. La pantalla es de 39.6 cm (15.6 pulgadas) con panel IPS de resolución FHD, un refresco de 144 Hz y un tiempo de respuesta de 3 ms.

Incluye un audio inmersivo de tipo Nx de la marca Waves, un teclado retroiluminado configurable con luz RGB en cinco zonas, y un sistema de refrigeración AeroBlade de cuarta generación con CoolBoost. En general los sistemas de refrigeración usados por Acer en los últimos tiempos son muchísimo mejores y eso le ha permitido colarse poco a poco como alternativa al poder establecido en el sector de los equipos para jugones.

Acer no ha detallado bien de momento los puertos que tiene, pero por las imágenes se puede ver que tiene dos USB 3.0, un HDMI, un mini-DisplayPort, un RJ-45 y un USB tipo C —no parece ser un Thunderbolt 3 o aparecería el icono— en la parte izquierda, y otro 3.0 y uno de audio de 3.5 mm en la derecha.

El Predator Triton 300 parte de los 1299 euros y llegará en octubre a España.