En el sector de las tarjetas gráficas comerciales solo hay dos nombres por ahora: AMD y Nvidia. El próximo año se va a unir otra compañía a la contienda y será Intel. Pero hay que prestar atención al mercado chino porque la empresa Changsa Jingjia Microelectronics está desarrollando una unidad de procesamiento gráfico (GPU) que competirá con la GP104 incluida en la GTX 1080.

La compañía no es nueva y lleva operando desde 2006, pero sus soluciones han sido por el momento de algunas GPU y otros componentes electrónicos para uso militar. Pero en un futuro cercano podría cambiar la cosa entrando en el sector de consumo, aunque no sea algo que pueda suceder a corto plazo. De momento ha indicado el desarrollo de las tarjetas JM9231 y JM9271 que tendrían la potencia de la GTX 1050 y la GTX 1080 respectivamente.

La primera, JM9231, contaría con un reloj turbo de 1500 MHz, con 256 GB/s de ancho de banda, 8 GB de GDDR5 y 2 TFLOPS de potencia de cómputo, con un consumo en torno a los 150 W —el doble del de la tarjeta gráfica de Nvidia—. La tarjeta JM9271 tendría una frecuencia turbo de 1800 MHz, con 512 GB/s de ancho de banda y 16 GB de HBM con una potencia de cómputo de 8 TFLOPS, usando una conexión PCIe 4.0 y tendría un consumo de 200 W, probablemente usando un proceso litográfico mejor que el del otro modelo.

Actualmente la compañía está usando un proceso de fabricación de 65 nm, y al menos la JM9231 usaría un proceso de 28 nm. El más avanzado que tienen en la propia China es de 14 nm, pero no empezará a producirse chips con él hasta finales de año. Al ser de uso militar, China solo confía en fundiciones propias, y en parte es otro motivo para el programa Hecho en China 2025.

8b936aed-d486-485b-b3fa-3194abe5af0b.jpg

Vía: Hexus.net.