Marvell Technology es un fabricante minoritario de chips, aunque poco a poco va dejando de serlo al comprar varias empresas en los últimos años. La compañía se centra en chips como controladores de SSD o Ethernet, entre otros, y es precisamente en el terreno del Ethernet donde más movimientos de compras hay últimamente debido a que vertebra no solo los centros de datos y hogares sino que también va a vertebrar los vehículos autónomos.

Marvell ha comprado la empresa Aquantia, la cual está dedicada al desarrollo de chips Ethernet de hasta 10 gigabits por segundo, y está presente en los mercados de consumo —varias placas base usan su controlador 10 Gigabit Ethernet—, centros de datos y vehículos. La compra se va a formalizar por 452 millones de dólares, y con la aprobación de los reguladores se espera que se cierre totalmente la compra a finales de año.

Aquantia ha sido una de las empresas a las que Nvidia recurrió para resolver los problemas de ancho de banda con Drive PX, o al menos antes de que esta adquiriera Mellanox para vertebrar sus centros de datos. Marvell es una empresa que ha estado desarrollando soluciones propias de Ethernet, pero la compra de Aquantia va a posicionar los productos de esta última en más mercados y con mayor visibilidad.

Teniendo en cuenta la cantidad de ancho de banda que se precisa en un coche para mover la información de todas las cámaras y sensores que debería incluir un vehículo autónomo para sistemas de nivel 4 y 5 (autonomía completa), Marvell se posiciona mucho mejor en este sector, y entablará negociaciones directas con Nvidia, Intel y otras compañías dedicadas a la conducción automática.

Vía: AnandTech.