ASUS ha cambiado el rumbo de sus portátiles en los últimos años para meterse de lleno en el sector de los equipos para juegos. Pero una vez que todas las compañías están metidas en él en mayor o menor medida, lo que se precisa es diferenciarse. Por eso es importante ahora mismo el aspecto de los portátiles, y en ese terreno el ROG Strix Scar II destaca, y eso sin ser un equipo especialmente caro —aunque puede llegar a serlo—.

El ROG Strix Scar II analizado en este artículo es el modelo GL504GW-ES043 con pantalla de 15.6 pulgadas, si bien también existe un GL704G con pantalla de 17.3 pulgadas, algo más grande y pesado. En su interior se encuentra una de las mejores tarjetas gráficas del mercado portátil, la GeForce RTX 2070, y está acompañada de un procesador de octava generación como es el Core i7-8750H, con una pantalla de 144 Hz, por lo que no puede estar más dirigido a jugones, aunque su precio ande sobre los 2000 euros.

Diseño y hardware

0_img_0550.jpg

Los primero que puede llamar la atención del ROG Strix Scar II al abrirlo es su pantalla con pocos marcos. Es un diseño que le sienta estupendamente a este y otros portátiles para juegos que están llegando al mercado con pantallas similares, porque además permite que el tamaño del equipo sea comparativamente menor que otros para juegos de años anteriores.

El portátil mide 361 mm × 262 mm × 26.1 mm y pesa 2.4 kg, por lo que si bien no es muy pesado tampoco es que sea especialmente ligero. Pero en general está en ese punto en el que más peso podría ser algo negativo. La carcasa está hecha de plástico y metal, y en la superficie del teclado hay un estampado especial que no queda del todo mal.

ROG Strix Scar II de ASUS (GL504GW-ES043)
ProcesadorCore i7-8750H de Intel
GráficaRTX 2070 de Nvidia
Memoria16 GB DDR4-2667
Pantalla15.6 pulgadas, panel IPS, 1920 × 1080 píxeles (166 PPP), 300 nits de brillo máximo, 144 Hz, 3 ms
Almacenamiento512 GB de SSD tipo PCIe 3.0 ×4
Puertos3× USB 3.0, 1× USB 3.1 tipo C, 1× HDMI 2.0, 1× mini-DisplayPort
Conectividadwifi 802.11 ac, Bluetooth 5.0, Ethernet
Batería66 Wh, cargador de 230 W (19.5 V y 11.8 A)
Dimensiones361 mm × 262 mm × 26.1 mm
Peso2.4 kg
ExtrasCierre de seguridad Kensington, lector de tarjetas SD, cámara web
Precio1899 euros (mayo 2019)

Cuando está cerrado se puede ver en la parte posterior las luces de encendido, enchufado a la red eléctrica y de uso de disco, que es cuanto menos una posición y diseño atípicos. En la tapa se sitúa en la parte derecha el logo de Republic of Gamers (ROG), que incluye iluminación RGB. El portátil también tiene este tipo de iluminación en el teclado y en una franja en el frontal, que realmente queda bastante bien y le da un aspecto mejorado al portátil.

En el lateral izquierdo del equipo se incluye una toma RJ-45, un mini-DisplayPort, un HDMI 2.0, dos USB 3.0, un USB 3.1 tipo C y un Uno de audio de cuatro polos. En el lado derecho hay un USB 3.0 adicional y un lector de tarjetas SD, así como un cierre de seguridad Kensington. Es un apartado que está por lo general bien cubierto, y debido a la potencia del equipo no se debería echar de menos que hubiera un Thunderbolt 3 o más conectividad.

118428 bytes 77073 bytes 119776 bytes 156378 bytes 252481 bytes 161333 bytes 77965 bytes 142898 bytes 118548 bytes 178811 bytes 168902 bytes 97032 bytes 89249 bytes 141129 bytes 132228 bytes 149568 bytes 79408 bytes 141680 bytes 151575 bytes 188199 bytes 158809 bytes 117257 bytes 169185 bytes

Y es que el equipo es bastante potente para jugar, con la inclusión de un procesador Core i7-8750H de seis núcleos físicos con multihilo (doce lógicos o doce hilos de ejecución) y una GeForce RTX 2070 de movilidad, que se diferencia de la versión de sobremesa en que funciona a menores frecuencias. En la práctica debería funcionar más como una GeForce RTX 2060 de sobremesa, pero eso se verá en las pruebas de rendimiento de más abajo.

El modelo ROG Strix Scar II (GL504GW-ES043) también incluye 16 GB de memoria DDR4 a 2667 MHz en un solo módulo de memoria, teniendo libre un segundo banco de memoria para poder incluir hasta 32 GB de RAM. El almacenamiento que tiene son 512 GB de SSD de tipo PCIe 3.0 ×4, con una bahía de 2.5 pulgadas vacía.

104496 bytes 85116 bytes 115075 bytes 131445 bytes 111524 bytes 229588 bytes 185127 bytes 191213 bytes 181713 bytes 214204 bytes 191325 bytes

En cuanto a la pantalla, lo cierto es que estoy bastante impresionado con ella, aunque está a la altura del precio del equipo. Es de 15.6 pulgadas de tipo IPS, con una resolución de 1920 × 1080 píxeles, refresco de 144 Hz y 3 ms de tiempo de respuesta. Cubre el 100 % de la gama de color sRGB (72 % NTSC), y ciertamente si no se mira con un ojo excesivamente profesional como el mío sin duda tiene una gran calidad de color.

Obviamente, si lo miras con mis ojos se puede notar que ciertos colores no se ven correctamente, pero una calibración rápida con el calibrador i1 Display Pro permitirá dejarla con un color realmente bueno. El panel es claramente muy bueno, aunque tiene un bajo nivel de brillo que se sitúa entre los 250 y 300 nits, y en ciertas condiciones de mucha iluminación puede verse mal, como por ejemplo en exteriores.

No incluye G-SYNC, pero por experiencia en un panel de 144 Hz no es tan necesario si se consigue que los juegos vayan cerca de esos 144 Hz. Pero eso requerirá ajustar los parámetros para aquellos títulos que provoquen entrecortes o en los más exigentes que funcionen por debajo de los 50-60 Hz con bajones mínimos de 30-40 Hz. Para esos casos habría sido un punto favorable la inclusión del módulo G-SYNC pero, debido a su coste, diversos fabricantes están optando por no incluirlo con este panel salvo en los equipos comparativamente más caros que este —otros más finos a lo ultraportátil, por ejemplo—.

Por último, la cámara web está incluida en la parte inferior derecha de la pantalla, lo cual no es una posición idónea pero permite recortar marcos en la parte superior. Te verán los pelos de la nariz al usarla, y su calidad es normal.

0_img_0511.jpg

En cuanto al teclado y panel táctil, la disposición de teclas es una mezcla de la estadounidense con un cambio en la tecla mayúsculas izquierda dividida en dos, con la segunda siendo el habitual símbolo de mayo y menor de la disposición española. También se mueve la cedilla a encima del intro, el cual ocupa solo una línea.

Esta disposición siempre me provoca muchos más fallos de tecleo, porque le termino dando a la cedilla en lugar de al intro. Pero todo es cuestión de acostumbrarse. El teclado dispone de iluminación RGB en varias zonas, y queda francamente bien en el equipo pero mejor habría quedado iluminación por tecla. Las teclas WASD son transparentes, por lo que la iluminación es más evidente en ellas. En otros portátiles de ASUS la compañía suele recurrir a poner teclas rojas en las WASD, pero me gustan más estas transparentes.

En cuanto al panel táctil (touchpad), su calidad no es especialmente buena. No desliza bien el dedo y el seguimiento del desplazamiento puede dificultar los clics de precisión. Además incluye dos botones físicos para el botón derecho e izquierdo, si bien se puede dar un toque para imitar al clic izquierdo del ratón. ASUS tiene ultraportátiles con paneles táctiles a la altura de los de Apple, pero no suelen recalar en los equipos para jugar debido a que jugar con él se hace prácticamente imposible, por lo que es algo siempre en lo que recortar. No les quito razón.

Programas preinstalados

a4b3fcf1-7066-4703-b230-4c7e8e39dadf.jpg

Este modelo de ROG Strix Scar II, el GL504GW-ES043 para el mercado español, se vende sin sistema operativo preinstalado. Por tanto, lo primero que habrá que hacer al comprarlo es instalar el sistema operativo que se prefiera, si bien la mayoría optará por Windows 10. Después de ello, hay que ir a la página de ASUS a descargar los programas y controladores relacionados, como por ejemplo el ROG Gaming Center como centro neurálgico del equipo. Ese programa dispone de una aplicación para iOS y Android desde la que controlar los parámetros y que funciona en área local.

He de añadir, antes de continuar, que ASUS proporciona los controladores y programas relacionados en un CD, y este equipo no tiene lector de CD. Lo cual, teniendo en cuenta que llevo años sin usar un CD, me he quedado sin saber lo que incluye el CD que ASUS proporciona con el equipo. Me parece de ser poco avispado este hecho, que podrían haberlo solucionado proporcionando una pequeña memoria USB de 2 o 4 GB con los controladores y programas a instalar.

Dicho eso, y tras investigar un poco más, esta aplicación la he sustituido por el programa de gestión de ASUS Armoury Crate, también hay apli para iOS y Android—, que permite modificar las frecuencias de la tarjeta gráfica de manera cómoda. En este equipo hay margen para subir la GPU en torno a los 150 MHz y su memoria en torno a los 600 MHz, aunque no le he dedicado demasiado tiempo a ello porque al fin y al cabo es un portátil. Si quiera hacer overclocking ciertamente me buscaría un equipo de sobremesa, pero es de agradecer que aun así se pueda subir las frecuencias.

Armoury Crate permite modificar también el perfil de funcionamiento de los ventiladores del equipo, lo cual limitará también la potencia máxima del mismo. Es francamente útil para cuando se quiere jugar sin estar enchufado a la red eléctrica, o si se desea un funcionamiento más silencioso. No aporta nada que no tengan los programas de configuración de otras compañías, y de hecho quizás sea algo limitado en opciones. Pero ciertamente no llega a lo que llegan otras compañías de convertir estos programas de gestión en un batiburrillo de opciones para que al final solo uses siempre tres. Es de uso sencillo, lo cual siempre es de agradecer.

Rendimiento del procesador

El procesador incluido en este portátil es un Core i7-8750H, que está lejos de ser una mera mejora incremental del Core i7-7700HQ para ser una mejora enorme en rendimiento. Intel sigue manteniendo en su puño el sector de los procesadores de los portátiles, y en este caso es una mejora que puede reportar hasta un 50 % más de potencia.

El micro incluido es de seis núcleos con multihilo, lo que significa que dispone de doce núcleos lógicos para funcionar. La frecuencia base es de 2.2 GHz, y el turbo es de 4.1 GHz, siendo un chip de 45 W de TDP —configurable hacia abajo hasta los 35 W, si el fabricante de equipos así lo pide—, fabricado a 14 nm como el resto de procesadores de la 8.ª generación Coffee Lake. Tiene una gráfica integrada UHD 630, que en el caso de este equipo se usará en los momentos de usar el escritorio y aplicaciones que no requieran de aceleración gráfica.

En la prueba de rendimiento Cinebench R15, el procesador alcanza una puntuación de 172 puntos en monohilo, mientras que en la de multihilo alcanza los 1090 puntos. Comparándolo con el Core i7-7700HQ, al cual sustituye de la séptima generación Core, es una mejora más que sustancial porque este último obtenía 157 y 714 puntos. La mayor potencia mononúcleo permite aprovechar mejor las tarjetas gráficas más potentes, y el procesamiento multinúcleo resulta útil en el día a día y en trabajo profesional. El Core i7-8750H es un procesador polivalente en el entorno de los portátiles.

Cinebench R15
ROG Strix Scar II
Core i7-8750H
1152
Equipo de sobremesa
Core i5-8400
968
MSI GT83VR 6RF
Core i7-6920HQ
782
Aero 15 X
Core i7-7700HQ
743
Portátil genérico
Core i7-6820HK
715
Predator Helios 300
Core i7-7700HQ
714
MSI GE72 7RE
Core i7-7700HQ
693

Rendimiento de la tarjeta gráfica

Características de la RTX 2070 de movilidad

La pieza fundamental de cualquier portátil para juegos es la tarjeta gráfica. La RTX 2070 de este ROG Strix Scar II es de lo mejor que hay en el mercado a un precio razonable, y además acompañará bien al procesador Core i7-8750H.

El chip gráfico es un TU106 fabricado a 12 nm por TSMC —también usado por la RTX 2070 de sobremesa—, que incluye 2304 sombreadores, con 144 unidades de textura y 64 de renderizado. Sus frecuencias de funcionamiento son 1215 MHz de base y 1440 MHz de turbo. El modelo de sobremesa tiene una frecuencia base de 1410 MHz y turbo de 1620 MHz, por lo que esta tendrá una potencia claramente inferior, pero aun así más que respetable para una pantalla 1080p como la de este portátil. Mantiene la cantidad de memoria, 8 GB de GDDR6, a 14 GHz. Con la bajada de frecuencias —más un cribado oportuno para seleccionar los que menos consuman de entre los GP106— se consigue que el consumo pase de 175 W a tan solo 115 W.

Comparativas

La toma de valores la hago desde los archivos de tiempo de fotograma que generan los juegos o mediante la librería PresentMon de Intel. Esta librería se engancha directamente a la API gráfica que se esté usando —DX11, DX12 o Vulkan, entre otras—, dando medidas muy precisas de los tiempos de fotograma. Analizando los datos del archivo generado mediante un script se puede obtener la tasa de fotogramas, y también estudiar sus resultados en distintas gráficas pasándolos a una hoja de cálculo.

En este caso, me permite tomar el valor del percentil 99, lo que significa que es la cantidad de FPS por encima de las cuales el juego se pasa el 99 % del tiempo. Siempre puede haber bajadas puntuales, por lo que desechar ese 1 % es un mínimo aceptable. Si el percentil 99 baja de 30 FPS, se entiende que el juego puede dar sensación de tirones al jugador, y por tanto no ser óptimo para jugar.

Las pruebas en las gráficas de sobremesa están hechas con un equipo con un Core i7-8700K y 16 GB de DDR4-3200. Los ajustes de los juegos se ponen en ultra o el máximo posible, deseleccionando parámetros específicos de las arquitecturas AMD y Nvidia, como PureHair y HBAO+. Para tomar las medidas del portátil, he utilizado el perfil por defecto del ventilador.

Un pequeño gran detalle

ASUS habrá optado por proporcionar el equipo con solo un banco de memoria poblado, pero esto tiene un efecto terriblemente negativo en un equipo de alto rendimiento como es este. Las primeras horas probando este equipo, tras instalar todo desde cero porque se proporciona sin siquiera sistema operativo, las dediqué a saber por qué los resultados de Shadow of the Tomb Raider eran tan bajos respecto a los de la RTX 2070 de sobremesa.

El asunto reside en ese único banco de memoria poblado, que hace que la memoria funcione en un solo canal, y en este caso el equipo pierde muchísimo rendimiento. En algunos casos los juegos pueden funcionar a un 30-40 % menos de rendimiento que si ambos bancos de memoria estuvieran poblados.

Si bien me parece interesante la decisión de ASUS de solo poblar un banco de memoria para que no se pierda el módulo si se amplía el equipo, 16 GB son más que suficientes para cualquier usuario y por tanto habría sido mucho mejor que ambos bancos llegaran poblados con módulos de 8 GB para aprovechar el canal doble.

En las pruebas he puesto un segundo módulo de 16 GB a 2667 MHz y mismo CL-19 para tomar valores adicionales, que quedan también reflejados en las siguientes tablas. Por tanto, si compráis este equipo, para sacarle todo el provecho —sobre todo por la pantalla de 144 MHz— es imprescindible comprar ese segundo módulo de RAM y ponérselo al equipo. 32 GB son mucho, pero también lo es el precio de este equipo, en torno a los dos mil euros.

Juegos DX11 y DX12

Shadow of the Tomb Raider es un título que tiene cierta dependencia del procesador en tarjetas gráficas medianamente potentes, y se nota mucho la descarga de la CPU al pasar de DX11 a DX12.

Shadow of the Tomb Raider, 1080p, DX12
RTX 2070 (+90 MHz)
113
0
RTX 2060
99,9
0
ROG Strix Scar II GL504
RTX 2070 (dos canales)
96,8
47,6
GTX 1660 Ti (+60 MHz)
92,2
0
ROG Strix Scar II GL504
RTX 2070 (un canal)
72
0
Media FPS Percentil 99

Hitman es otro título que tiene cierta dependencia del procesador en tarjetas gráficas medianamente potentes, si bien ahora mismo no hay gran diferencia entre los resultados de DX11 y DX12, sobre todo tras una de las actualizaciones que se hicieron del juego en 2017.

Hitman, 1080p, media FPS
GTX 1660 Ti (+60 MHz)
103,9
107,7
RTX 2070 (+90 MHz)
93,7
113
ROG Strix Scar II GL504
RTX 2070 (dos canales)
93,5
102,7
RTX 2060
90,9
99,9
GTX 1060
75,3
77
Predator Helios 300
Core i7-7700HQ+GTX 1060
66,2
66,3
Radeon RX Vega M GH
60,2
61,6
ROG Strix Scar II GL504
RTX 2070 (un canal)
57,1
65,2
GTX 1050 Ti
47,7
43
DX11 DX12

The Division es un juego que uso mucho para las pruebas ya que es muy estable en sus resultados entre pruebas. En este caso, parece que los controladores de la GTX 1060 de movilidad no le sientan nada bien al juego, perdiendo rendimiento bajo DX12. También es poco dependiente de la potencia del procesador.

The Division, 1080p, media FPS
RTX 2070 (+90 MHz)
110,4
102,2
RTX 2060
93,5
84,8
ROG Strix Scar II GL504
RTX 2070 (dos canales)
90,4
90,1
GTX 1660 Ti (+60 MHz)
85,6
73,3
ROG Strix Scar II GL504
RTX 2070 (un canal)
83,9
85,5
GTX 1060
60,1
61,6
Predator Helios 300
Core i7-7700HQ+GTX 1060
55,3
45,7
Radeon RX Vega M GH
41,2
41,1
GTX 1050 Ti
33,5
33,3
DX 11 DX 12

Deus Ex: Mankind Divided es un juego bastante exigente en cuanto a tarjeta gráfica pero no tanto del procesador.

Deus Ex: Mankind Divided, 1080p
RTX 2070 (+90 MHz)
90,4
79
RTX 2060
77,9
69,5
ROG Strix Scar II GL504
RTX 2070 (dos canales)
70,7
67,9
GTX 1660 Ti (+60 MHz)
67,6
61,8
ROG Strix Scar II GL504
RTX 2070 (un canal)
65,1
61,9
DX11 DX12

For Honor es poco dependiente de la velocidad de procesador, y generalmente se obtiene prácticamente todo el rendimiento de la misma sin importar la potencia del procesador. Se ve que, en este caso, la GTX 1060 de sobremesa y la de movilidad no tienen demasiada diferencia de potencia.

For Honor, 1080p, DX11
RTX 2070 (+90 MHz)
170,5
0
RTX 2060
144,6
0
ROG Strix Scar II GL504
RTX 2070 (dos canales)
128,8
56,9
GTX 1660 Ti (+60 MHz)
127,6
0
ROG Strix Scar II GL504
RTX 2070 (un canal)
125
63,3
GTX 1060
94,9
69,9
Predator Helios 300
Core i7-7700HQ+GTX 1060
88,2
65,1
GTX 1050 Ti
61,1
45
Radeon RX Vega M GH
59,6
43,4
Media FPS Percentil 99

Dawn of War III le ocurre casi lo mismo que a For Honor, aunque es algo más dependiente de la potencia del procesador.

Dawn of War III, 1080p, DX11
RTX 2070 (+90 MHz)
129,1
0
RTX 2060
118,5
0
GTX 1660 Ti (+60 MHz)
109,2
0
ROG Strix Scar II GL504
RTX 2070 (dos canales)
97,7
81,2
GTX 1060
82,6
68,7
ROG Strix Scar II GL504
RTX 2070 (un canal)
74,5
59,4
Predator Helios 300
Core i7-7700HQ+GTX 1060
71,7
57
Radeon RX Vega M GH
60,7
48
GTX 1050 Ti
52,9
46,4
Media FPS Percentil 99

Battlefield V con DXR

11636_battlefield_v_sales_9f6e99686f845558709905a433492072.jpg

De los pocos juegos que de momento ha implementado DirectX Raytracing (DXR) es Battlefield V, que es una biblioteca gráfica de DirectX 12 para trazado de rayos. Las mejoras que introduce el trazado de rayos son meramente visuales, y en algunas situaciones se pueden notar bastante. Por ejemplo, en efectos de agua o superficies translúcidas con reflejos perfectos, pero también sobre todo en efectos de superficies mojadas. En el renderizado por rasterización se añaden reflejos o bordes iluminados a zonas que no deberían tenerlas —por ejemplo la parte posterior de unas botas cuando la luz está de frente—, y eso con el trazado de rayos se elimina al hacer correctamente la iluminación.

Pero en última instancia, en un juego de acción rápida es más difícil que alguien se vaya a parar a decir «¡oh, qué bonito se ve!» mientras le están disparando. Es algo subjetivo y difícilmente cuantificable, y algunas personas notarán más que otras la mejora de calidad gráfica. Personalmente la he notado, pero si eso significa una gran pérdida de rendimiento, no merece mucho la pena.

Battlefield V, DirectX Raytracing
RTX 2070 FE
FHD, medio
91,6
RTX 2060
FHD, medio
72,3
RTX 2070 movilidad
FHD, medio
70,9

Almacenamiento y autonomía

0_img_0568.jpg

Este modelo de portátil, por la gama prémium a la que apunta, dispone de almacenamiento a la altura. Concretamente dispone de una SSD de tipo PCIe 3.0 ×4 de 512 GB fabricada por Kingston para los OEM (fabricantes de equipamiento original).

En CrystalDiskMark alcanza los 1477 MB/s de lectura secuencial y 710 MB/s de lectura aleatoria, mientras que la escritura/escritura aleatoria llega hasta los 565 MB/s y 521 MB/s respectivamente. No dispone de almacenamiento adicional, aunque dispone de una unidad de 2.5 pulgadas vacía para la cual se proporcionan los tornillos y puente SATA3 para conectarlo al equipo.

78126 bytes

En cuanto a la batería, es solo de 66 Wh. Su autonomía puede alcanzar las 3 o 4 horas de un uso normal, y jugando no durará más de hora y media, o dos horas como muchísimo, debido al gran consumo de la tarjeta gráfica. Limitando su potencia se puede conseguir más autonomía. La fuente de alimentación es de 230 W (19.5 V y 11.8 A), que se puede calentar bastante tras largas sesiones de juego, pero no es nada fuera de lo normal o preocupante para una fuente de este tipo.

Temperaturas y ruido

0_img_0566.jpg

El sistema de refrigeración del equipo dista de los que incluyen modelos más gruesos de ASUS o cualquier otra compañía, pero es que precisamente por eso tiene un tamaño comedido. La refrigeración se centra en dos ventiladores, uno a cada lado del equipo, con cinco caloductos.

En carga completa en juegos, las temperaturas de la CPU y la GPU pueden superar los 80 ºC, situándose en torno a los 82-83 ºC, si bien la GPU nunca supera los 85 ºC recomendados. En esos momentos los ventiladores funcionan a pleno rendimiento, lo cual genera bastante ruido, el suficiente como para que sea mejor jugar con auriculares. Eso sí, es un ruido de movimiento de aire, no uno artificial más agudo que tienen otros equipos, por lo que no molesta excesivamente. Ese ruido puede situarse en torno a los 45-48 dB medido a unos cincuenta centímetros del equipo.

Si se activa el modo silencioso de Armoury Crate, se pierde parte del rendimiento pero los ventiladores no se escucharán. Eso significa que en muchos casos se puede perder un 20-40 % de rendimiento, pero teniendo en cuenta que la RTX 2070 puede generar más de 100 FPS en muchos juegos a 1080p significa que se quedarán sobre los 50 o 60 FPS, que es más que suficiente para jugar.

La carcasa del equipo no se llega a calentar demasiado, y es algo que resulta interesante del sistema de refrigeración, que demuestra hacer un buen trabajo —a un alto ruido—. La parte inferior puede situarse en la parte de salida del aire caliente en torno a los 45 ºC, mientras que en la parte superior se puede notar cierto calor en la parte superior del teclado, temperaturas más hacia los 40 ºC, y en la parte inferior del teclado las temperaturas son más en torno de los 35 ºC. En la parte del teclado numérico se van también más hacia los 40 ºC. No son valores malos para un equipo de estas características.

Conclusión

0_img_0552.jpg

El diseño del ROG Strix Scar II no se puede decir que sea precisamente prémium, pero tampoco es malo. Es un diseño para portátiles que parte de poco más de mil quinientos euros pero que por las configuraciones que puede incluir se puede ir a los dos mil quinientos euros. Pero ASUS cuenta con otros portátiles interesantes de mejor calidad de materiales y mejor diseño —y más caros—.

De este equipo me ha gustado mucho la pantalla, que es un terreno que preciso para trabajar, y podría usar la de este equipo, poscalibración, cuando me dedico más a hacer diseño web. Por los perfiles no aguantaría el uso para trabajo fotográfico, pero pocos portátiles hay con una pantalla que cubra el cien por cien de la gama Adobe RGB.

En cuanto a la potencia, el equipo se ve limitado en parte por la refrigeración. Está ajustada al tamaño del equipo en lugar de a la potencia del procesador y tarjeta gráfica, lo cual tiene su inconveniente para aprovechar al cien por cien la tarjeta gráfica si se quiere funcionar en un ambiente silencioso. Un sistema de mejores ventiladores con más caloductos requeriría más espacio, y eso haría un equipo más grueso.

La tarjeta gráfica RTX 2070 es excepcional en el terreno gráfico, comparable a la RTX 2060 de sobremesa, y por tanto ofrece potencia gráfica de sobra para la pantalla incluida en este portátil. Para aprovechar los 144 Hz hará falta bajarle la calidad gráfica en muchos juegos, y sobre todo ponerle ese segundo módulo de RAM al equipo por el problema indicado anteriormente. Ese problema no ocurre en todos los juegos, pero sí en los que son más intensos de CPU.

Sea como sea, la tarjeta gráfica es estupenda, el procesador acompaña bien, la pantalla y el diseño general del equipo. La pantalla es bastante buena, y como mayor pega tiene el ruido que puede hacer el equipo al ponerlo a funcionar al máximo —algo habitual en los equipos con una RTX 2070, porque ya es una tarjeta gráfica de 115 W en un portátil—.

Puntuación

8.5

sobre 10

Lo mejor

  • Pantalla de buena calidad de alto refresco y pocos marcos.
  • La RTX 2070 aporta una gran potencia gráfica.
  • Programa de configuración completo pero sencillo.

Lo peor

  • Refrigeración muy justa.
  • Ruido alto en carga completa.