ASUS ha presentado una nueva placa base con el chipset B365, que se diferencia del B360 en el proceso de fabricación —22 nm en vez de 14 nm— y en que aporta veinte canales PCIe adicionales en vez de los dieciséis del B365. A cambio pierde la conectividad wifi y Bluetooth 5.0 integrada, así como la posibilidad de gestionar conexiones USB 3.1. No se han presentado más que un puñado de placas base con este chipset, y no están ampliamente disponibles ni con un precio que sea por lo general interesante.

La placa base anunciada es la ROG Strix B365-G Gaming, que tiene formato micro-ATX de 24.4 cm × 24.4 cm, en un diseño de color negro con remates en rojo, típico para esta serie. Cuenta con cuatro bancos de memoria para hasta 64 GB de memoria DDR4 a 2667 MHz, compatible con perfiles de memoria extremos (XMP).

Incluye un chip Ethernet de tipo I219V de Intel, y un códec de audio S1220A de Realtek. En el panel trasero se encuentra un DVI-D y un HDMI, más dos USB 2.0, cuatro USB 3.0 y dos USB 3.1 proporcionados por un chip de control adicional. También tiene un PS/2, un Ethernet, y óptico de audio SPDIF. En la placa base hay dos ranuras M.2 2280 más otro pequeños M.2 2230 para una tarjeta combo de wifi más Bluetooth. Incluye cuatro conectores SATA3.