En torno al verano, u otoño si las cosas no van bien, Intel debería presentar los procesadores de 10.ª generación denominados Ice Lake. La principal novedad en realidad no estará en el proceso de fabricación, nuevo pero poco novedoso, sino en la unidad gráfica integrada (iGPU) que incluirán. Será la undécima generación (gen. 11) y está destinada a hacer a estos procesadores más competitivos en el terreno de potencia gráfica con respecto a las unidades de procesamiento acelerado (APU) de AMD.

Ahora han aparecido en los controladores distribuidos esta semana por Intel junto con el Graphics Command Center diversas referencias a varios de los modelos de iGPU que tendrán. Entre ellas están ya incluidas en los controladores las UHD 910, UHD 920, Iris Plus 930, Iris Plus 940 y Iris Plus 950. Suponiendo que la Iris Plus 930 sea la más común en procesadores de sobremesa, aparentemente incluirá de 32 a 64 unidades de ejecución (EU) en lugar de las veinticuatro actuales.

La Iris Plus 940 ya incluye 48 o 64 EU, y la Iris Plus 950 incluye 64 EU, que sería el máximo del modelo denominado GT2 de estos procesadores Ice Lake. Sea como sea, es difícil saber qué irá a cuál procesador. Sea como sea, esas iGPU de 64 EU podría tener una potencia de cómputo de más de 1 TFLOPS, que básicamente la pondría en la línea de una tarjeta gráfica dedicada de entrada, y por tanto apta para jugar con fluidez a 720p o incluso 1080p según el juego.

wybsw1o3ntz9jczj.jpg

Vía: TechPowerUp.