Sharkoon ha anunciado una nueva serie de fuentes de alimentación semimodulares, WPM Gold Zero, que incluye modelos de 550 W, 650 W y 750 W. Son fuentes de buena calidad con un certificador 80 PLUS Gold. El tamaño de estas fuentes es de 150 mm × 160 mm × 86 mm, y pesan 1.61 kg. Incluyen un único canal de 12 V para entregar una potencia combinada de hasta casi el vataje que indican.

Disponen de protecciones frente a sobrecargas (OPP), sobretensión (OVP), y cortocircuitos (SCP). Todas disponen de un conector ATX, dos EPS de 4+4 pines por lo que se pueden usar con placas base con mayores exigencias energéticas, cuatro PCIe de 6+2 pines, nueve SATA, cuatro mólex y uno de disquetera. La refrigeración la proporciona un ventilador de 140 mm con modo de parada cuando no se le necesite en cargas bajas y moderadas.

El precio del modelo de 550 W es de 74.90 euros, el de 650 W cuesta 79.90 euros, y el de 750 W cuesta 84.90 euros.