Qualcomm está llevando la delantera a Samsung y Huawei en lo referente a la creación de procesadores para móviles y tabletas, pero estas últimas siguen evolucionando sus diseño. Se puede comprobar fácilmente gracias a una imagen de la pastilla usada en el Exynos 9820 de Samsung que ha publicado ChipRebel y que está en uso en el Galaxy S10.

Es un procesador fabricado con una litografía de 8 nanómetros, con un tamaño de 127 mm2, con una reducción de tamaño de en torno al 15 % respecto al Exynos 9810 fabricado a 10 nm. En la imagen se puede ver la disposición de los núcleos, que son ocho en total. Los dos núcleos M4 desarrollados por Samsung ocupan más espacio que los otros seis núcleos juntos, y de hecho podrían entrar en un solo M4. Tanto espacio utilizado para los M4 luego no ha sido acompañada de la potencia como para superar en potencia al Snapdragon 855. Al lado de los M4 se ve tres agrupaciones de caché de nivel tres (L3).

Los dos núcleos Cortex-A75 son bastante más pequeños, y los Cortex-A55 para eficiencia tienen un tamaño minúsculo en comparación con los otros dos tipos. Gran parte del diseño del chip lo ocupa la unidad de procesamiento gráfico (GPU), basada en doce núcleos G76. Inmediatamente debajo de esta GPU se encuentra la unidad de procesamiento neuronal (NPU) compuesta por dos núcleos de procesamiento y un circuito de control.

Lo curioso de este chip es que está fuera de lo que están haciendo el resto de compañías, sobre todo en lo referente al tamaño. El Kirin 980 ocupa 74.13 mm2, el Snapdragon 855 mide 73.27 mm2, y el A12 mide 83.27 mm2. Por tanto es un chip bastante mayor y que no está refrendado por una potencia que haga la competencia a los chips de Apple y Qualcomm.

chiprebel9820.jpg

Vía: AnandTech.