Mobvoi renovó hace poco su reloj inteligente clásico con el TicWatch C2 y ahora le ha tocado el turno a los modelos deportivo y exprés con los TicWatch S2 y TicWatch E2. El primero es un dispositivo con un diseño más resistente, con grado militar MIL-STD-810G, mientras que el segundo mantiene un diseño más informal para usar como complemento de moda. Más allá de la durabilidad y aspecto, ambos son prácticamente iguales.

Cambian el proceso de los modelos anteriores por un Snapdragon Wear 2100 de cuatro núcleos a 800 MHz, lo que a la postre también mejora su autonomía a entre uno y dos días, que es en torno a un 30 % más. Son relojes hechos a prueba de agua, y soportan presiones de hasta 5 ATM sumergidos, lo cual son 50 m de profundidad. Ambos disponen de un solo botón para interactuar, y una pantalla táctil de 1.39 pulgadas con una resolución de 400 × 400 píxeles.

Usan correas de 22 mm intercambiables, incluyendo una de silicona para aguantar adecuadamente bajo el agua. Incluye como sensores un acelerómetro, giróscopo y sensor de ritmo cardíaco, y mejora el sistema operativo para hacerlo más amigable con los amantes del deporte. No se necesita abrir ninguna aplicación para que registre la actividad física, identificando la actividad realizada, ya sea correr o dormir.

En el terreno de la natación, es capaz de distinguir el tipo de estilo, contando las vueltas y las brazadas dadas, lo cual se puede consultar además con el índice swolf de eficiencia en la natación que se alcanza. Una de esas palabras inventada que fusiona swin y golf, ya que cuanto menor sea el índice mejor, como el hándicap del golf. Estos relojes disponen para estas actividades físicas de GPS/GLONASS/Beidou propio, y se emparejan por Bluetooth 4.1 y también tienen wifi 802.11 b/g/n.

Ambos ya están disponibles para comprar por 179.99 euros por el TicWatch S2 y 157.99 euros por el TicWatch E2. Llegan con Wear OS 2.2 preinstalado, y son compatibles con dispositivos iOS y Android a partir de las versiones 9 y 4.4 respectivamente.