Los portátiles de 17.3 pulgadas son bastante buscados para sustituir en gran medida a un equipo de sobremesa, aunque aumenten de tamaño y peso. Si bien modelos como el Zephyrus S GX701 de ASUS intenta aumentar lo justo el tamaño para encajar esa pantalla, con marcos mínimo y un grosor que llega solo a los 18.7 mm, haciéndolo de los más delgados de su especie. Eso sí, pesa en torno a los 2.7 kg, por lo que no especialmente ligero.

Para conseguir ese grosor el teclado y el panel táctil están en la parte más cercana al usuario y la placa base, componentes y sistemas de refrigeración en la parte alejada. No es una disposición apta para el uso del portátil fuera de una mesa, pero facilita un tamaño de 399 mm × 272 mm × 18.7 mm, que no es grande para el tipo de portátil que es. Además, la carcasa está hecha de aluminio en color negro con un par de logos iluminado en la tapa y en la zona del teclado. Las teclas tienen un recorrido de 1.4 mm y el teclado dispone de detección individual de teclas.

1546850072102.jpg

La pantalla tiene una resolución de 1920 × 1080 píxeles con un refresco de 144 Hz y un tiempo de respuesta de 3 ms, y cubre el 100 % de la gama sRGB estando validada por Pantone, por lo que se asegura la calidad del color. También incluye un módulo G-SYNC, que en los tiempos que corren decir «es compatible con G-SYNC» no significa lo mismo. Estas pantallas me gustan mucho, sobre todo porque Gigabyte usa a Pantone para que valide algunas de sus pantallas más caras, y en cuanto a color me parecen excelentes y aptas para un trabajo profesional de diseño gráfico —aunque igual no para tratar vídeo o fotografías—.

El procesador es un Core i7-8750H y las opciones de tarjeta gráfica son una RTX 2060, RTX 2070 y RTX 2080 Max-Q, con hasta 24 GB de DDR4-2667 —8 GB están soldados a la placa base—, y hasta 1 TB de SSD de tipo PCIe 3.0 ×4. Incluye wifi 802.11 ac, Bluetooth 5.0, un USB 3.0 tipo C, un USB 3.1 tipo C compatible con DisplayPort 1.4 y carga, un USB 3.1, dos USB 3.0, un HDMI 2.0b, uno de audio de 3.5 mm, y un cierre Kensington.

El equipo no incluye una cámara web, y en su lugar ASUS ofrece una externa opcional que se puede fijar en la parte superior del portátil, la ROG GC21 para Full HD y 60 FPS. Teniendo en cuenta que habré usado dos veces en diez años una cámara web, y probablemente haya mucha gente como yo, es una opción adecuada para ganar a cambio esos marcos mínimos de pantalla que tiene el portátil. Por último, el equipo dispone de una elevación al abrir la tapa para hacer espacio al paso de aire por debajo del equipo.