Vivo ha querido alejarse de la moda de la pantalla de los móviles para eliminar las molestas muescas y no recurrir a poner un agujero a la cámara frontal. Y tampoco el tener que hacer deslizable parte del móvil para mostrar la cámara frontal. El Nex Dual Display incluye en su lugar una pantalla en la parte trasera junto con una cámara de triple sensor, que tendrá múltiples usos incluido el usarlo para selfis o como panel táctil de control en juegos.

La pantalla principal es de 6.39 pulgadas de tipo Super AMOLED, y por el diseño del teléfono ocupa casi todo el frontal, sin molestas muescas ni recortes de otra índole, con la que la ratio pantalla-frontal alcanza el 91.63 %. Tiene una resolución de 2340 × 1080 píxeles. La pantalla trasera es de 5.49 pulgadas con resolución de 1920 × 1080 píxeles, también de tipo Super AMOLED.

El procesador es un Snapdragon 845, y está acompañado de 10 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento, si bien no tiene lector de tarjetas micro-SD. La batería es de 3500 mAh y se recarga por un conector USB 2.0 tipo C, compatible con carga rápida de 22.5 W (10 V y 2.25 A). La pantalla principal incluye un lector de huellas bajo ella, por lo que el desbloqueo resultará bastante más cómodo.

Dispone de conectividad wifi 802.11ac, Bluetooth 5.0. La cámara incluye un sensor IMX363 con estabilizador óptico de imagen para dos cámaras de 12 megapíxeles y apertura ƒ/1.79, y una terciaria de 2 Mpx con apertura ƒ/1.8 para efectos de profundidad.Time of Flight. Llega con Android 9.0 presintalado.

Su precio es de 4998 yuanes, o 640 euros al cambio directo sin impuestos, y se pone a la venta el 29 de diciembre.