Las compañías se están animando a poner en el mercado cada vez más placas base para los procesadores Ryzen Threadripper porque son un éxito de ventas de AMD. Una buena relación potencia-precio para el Ryzen Threadripper 2950X lo convierten en ideal para los entusiastas, profesionales y prosumidores, que es un sector donde se mueve mucho dinero. La placa base X399 Phantom Gaming 6 de ASRock sigue el diseño habitual de la compañía, prescindiendo de la iluminación y estética más cara y gaymer por centrarse en proporcionar un producto más económico.

Dispone de los habituales ocho bancos de memoria para módulos DDR4 de hasta 3400 MHz antes de entrar en la zona del overclocking fuera del uso de perfiles de memoria. También tiene tres ranuras PCIe 3.0 ×16 que permite utilizar hasta tres tarjetas gráficas en SLI o CrossFire, y resulta curioso que no tiene ningún tipo de ranura PCI más. Con esto hace más hueco a dos ranuras M.2 para unidades de hasta tipo 2280 y una 22110.

Incluye cabezales para conexiones RGB, y solo dispone de iluminación roja en torno al disipador del chipset. La alimentación de la placa base se hace con el habitual conectar ATX y dos PCIe de ocho pines. Se incluye cuatro conectores de cuatro pines para bombas de agua y refrigeración líquida que pueden entregar hasta 15 W, compatibles con los ventiladores de la caja para los cuales también tiene varios de cuatro pines adicionales.

El códec de audio es un ALC1120 de Realtek con audio 7.1, y el controlador Ethernet es un Dragon RTL8125AG para conectividad 2.5 GigabitEthernet, y tiene otro I211AT de Intel para una conexión GigabitEthernet adicional. En el panel posterior incluye un conector PS/2, uno óptico SPDIF, ocho USB 3.0, un USB 3.1 y un USB 3.1 tipo, más cinco conectores de 3.5 mm. La placa base tiene formato ATX, con un tamaño de 24.4 cm × 30.5 cm.

Vía: Guru3D.