Microsoft se ha metido en un sector bastante competitivo, con dos modelos de Bose y Sony que son los que tienen luz propia. Es el de los auriculares Bluetooth con cancelación de ruido activa, en los que los nuevos auriculares Surface tendrá que competir con el modelo QuietComfort 35 y el WH-1000XM2. Dura competencia, ciertamente, porque son los que mejor cancelación de ruido activa tienen del mercado.

El diseño de los auriculares Surface se centra en un tono gris claro, con una diadema para conectar los auriculares, los cuales disponen de gruesas almohadillas para aislar del ruido pasivamente pero también para dotarlos de mayor comodidad de uso. Microsoft usa unos transductores de 40 mm de alta calidad, con respuesta en frecuencia entre los 20 y 20 000 Hz. Suficiente para la conectividad Bluetooth que tienen.

Microsoft habla de una autonomía para quince horas de uso, con un tiempo de recarga de dos horas. Los auriculares tienen autopausa y autorreproducción cuando se quitan y ponen, con un dial de ajuste del nivel de cancelación de ruido en el auricular izquierdo, y controles de volumen en el derecho. También se integra en Windows con Cortana, para lo cual incluye también el imprescindible micrófono.

El precio de estos auriculares, que tendrán que demostrar que lo valen, es e 349 dólares.