Waymo es la compañía de Alphabet dedicada a investigar y explotar tecnologías de vehículos autónomos. Siendo una de las primeras en lanzarse a este sector, su tecnología está bastante madura, para las cuales ha solicitado las correspondientes patentes. Sin embargo, la compañía no contaba con que alguien pudiera poner en duda la propiedad de las mismas.

Un ingeniero llamado Eric Swildens interpuso una demanda ante la oficina de Patentes y Marcas de los Estados Unidos contra la patente 936 de Waymo, la cual cubre su tecnología lídar, gastando 6 000 dólares de su propio bolsillo. En base a ella, este organismo ha rechazado 53 de las 56 alegaciones que la compañía hacía en la misma.

Un sistema lídar —lexicalización de LIDAR, como ocurriera con las siglas LASER o RADAR— es un sistema de detección de objetos cercanos por iluminación láser, siendo uno de los más importantes de la mayoría de vehículos autónomos —Tesla no lo usa para el suyo—. Eric Swildens indicó que no le entraba en la cabeza que este sistema no existiera antes de dicha patente. La agencia de patentes estadounidense le ha dado en buena parte la razón, ya que parte de la soluciones empleadas en su diseño ya habían sido patentadas por Velodyne en su patente 558.

La invalidación de casi toda la patente no es tan trivial como parece, ya que fue clave en la demanda que Waymo presentó contra Uber el año pasado, y en la que acusó a esta última compañía de aprovecharse de tecnología robada por Anthony Levandowski. La demanda se saldó con el compromiso de Uber de rediseñar su sistema líder y con una compensación económica de 245 millones de dólares.

La decisión de la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos abriría las puertas a que Velodyne pueda demandar a Waymo, aunque esta compañía ha sido acusada por una empresa joven llamada Quanergy de haber infringido su propiedad intelectual. Además, desde Waymo aún pueden apelar y conseguir que el organismo les acabe dando la razón.

Vía: EnGadget.