El mercado de las sillas para jugar está bastante abarrotada de modelos que se centran en proporcionar una silla cómoda, con diseños o colores más llamativos, e incluso alguna hay con iluminación RGB, para ponerle la coletilla de gaming y vender más. Acer se suma a la moda, pero de una manera distintas, con la silla Predator Thronos.

Es difícil calificarla solo como silla ya que integra un sistema para colocar tres monitores, teclado y ratón. Tiene en torno a 1.5 metros de alto, 1 metro de ancho y 1.58 metros de largo, y está hecha de acero, pesando 220 kg, en colores negro con toques de azul y blanco. Incluye un sistema de reclinación que permite estar en una posición aún más cómoda, con una inclinación de hasta 140º. En estos casos es mejor ver el vídeo que describirla.

De momento no tiene precio o fecha de llegada.

Vídeo