Acer ha introducido un monitor bastante interesante para los jugadores más exigentes y que no se quieran dejar una fortuna en un monitor G-SYNC HDR. En este caso, el Predator XB273K incluye un panel de 27 pulgadas con resolución 4K (3840 × 2160 píxeles), con un refresco de 4 ms y un refresco de 144 Hz compatible con resfresco adaptable G-SYNC de Nvidia. Es de los primeros en llegar con estas características.

Este monitor se conforma con un brillo máximo de 400 nits, si bien llega con HDR y un certificado DisplayHDR 400, que es como no tener nada ya que carece de iluminación local. El panel cubre un 90 % de la gama DCI-P3, y Acer promete que es un panel con color de 10 bits.

El diseño del monitor incluye marcos mínimos, y una visera para reducir reflejos —o evitar que te vean la pantalla—. Se puede regular en inclinación –5º a 25º, girarlo –20º a +20º, y ajustar su altura hasta 100 mm. Es compatible con montaje VESA de 100 × 100 mm. Tiene un puerto HDMI 2.0, un DisplayPort 1.4, y un concentrador de cuatro puertos USB 3.0.

Su precio es de 1499 euros.