Con la llegada de los monitores con imágenes de alto rango dinámico (HDR), tanto AMD como Nvidia han asegurado que su uso no ocasiona una pérdida de rendimiento en los juegos. En Computerbase.de han puesto a prueba esa afirmación, con un equipo que es igual aunque cambiando la tarjeta gráfica. Por un lado una GTX 1080 y por otro una Radeon RX Vega 64. Para la prueba han usado un monitor PG27UQ, que es un modelo con G-SYNC, si bien aseguran que lo han desactivado para hacer las pruebas.

Esas pruebas son a una resolución de 4K UHD, y lo que se desprende los doce juegos probados es que en la tarjeta gráfica de AMD la activación de HDR provoca una reducción del 2 % del rendimiento en juegos, mientras que en la tarjeta gráfica de Nvidia la pérdida se va hasta el 10 %. El único juego que no pierde rendimiento es Mass Effect: Andromeda, que se mantiene en 51.9 FPS en la GTX 1080 ya se tenga HDR activado o no.

Aquí es donde hago un apunte, porque en Guru3D probaron el juego en QHD+HDR y no notaron diferencia de rendimiento con y sin HDR activado en el PG27UQ. El problema subyacente de esta pérdida de rendimiento estaría en que en Computerbase.de han probado a 4K con el submuestreo de crominancia a 4:2:2 y color de 10 bits a 120 Hz, y Nvidia lo hace un poco de aquella manera, lo que produce una disminución de rendimiento que en la forma de tratar el color AMD no ocurre. Lo podrían haber evitado probándolo a 4:4:4, 120 Hz y color de 8 bits.

42176 bytes 39365 bytes 40669 bytes 39390 bytes 40157 bytes 40908 bytes 41627 bytes 39406 bytes 41533 bytes

Vía: Guru3D.