Huawei está acostumbrada a inundar el mercado mundial con una infinidad de terminales, y al menos uno de los últimos presentados es algo más interesante que el resto. Básicamente porque el Nova 3i incluye el nuevo procesador de gama media Kirin 710, que es de cuatro núcleos Cortex-A73 y otros cuatro Cortex-A53. El diseño del terminal es similar al P20 Lite, y por tanto al iPhone X. Uno más de tantos que están llegando al mercado.

Eso significa que tiene una pantalla con muesca, que es de 6.3 pulgadas con resolución de 2340 × 1080 píxeles que cubre un 85 % de la gama NTSC, por lo que tiene buena calidad de color. Cuenta con 4 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento, con lector de tarjetas micro-SD de hasta 256 GB. Tiene una batería de 3340 mAh con conector micro-USB, con carga de 10 W. La wifi se limita a ser 802.11 b/g/n, y tiene Bluetooth 4.2.

Cuenta además con dos cámara duales, tanto la frontal como la trasera. La frontal tiene un sensor principal de 24 Mpx y secundario de 2 Mpx con apertura ƒ/2.0, y la trasera es de 16 Mpx con la secundaria de 2 Mpx con apertura ƒ/2.2. Las secundarias son para efectos de desenfoque.

Estará disponible en color negro, blanco, y un degradado de azul a violeta. Huawei habla de uso de inteligencia artificial para mejorar las fotografías y el reconocimiento facial. También incluye el Turbo GPU, una tecnología que está llevando a sus últimos teléfonos que permite potenciar hasta un 60 % la unidad gráfica del teléfono con solo un 30 % más de consumo, que será adecuado para los que usen el teléfono para jugar.

El precio del Nova 3i es de 15 990 pesos filipinos o unos 256 € —en este caso no sé si los precios en Filipinas son con o sin impuestos, ya que el país sí tiene IVA—.