HMD Global, la compañía con los derechos de explotación en el sector de los móviles de Nokia, ha añadido un nuevo modelo a su catálogo con la ya habitual pantalla con muesca. Es el Nokia X5, con un diseño similar al iPhone X, y que incluye una pantalla de 5.86 pulgadas con una resolución de 720 × 1520 píxeles, lo que da una densidad de píxeles de 288 PPP. No es lo más nítido del mercado, pero no se verá mal.

El procesador incluido es un Helio P60 de cuatro núcleos Cortex-A53 a 2 GHz y cuatro Cortex-A73 a 2 GHz, con una unidad gráfica Mali-G72 MP3 a 800 MHz. Está fabricado con un proceso litográfico de 12 nm, con una mayor eficiencia energética. Es bastante potente para lo que hay en su rango de precios, y está acompañado de 3 o 4 GB de RAM y 32 o 64 GB de almacenamiento, con lector de tarjetas micro-SD de hasta 256 GB.

La batería es de 3060 mAh con un conector USB tipo C. Tiene una cámara frontal de 8 Mpx con apertura ƒ/2.2 de gran angular de 80.4º, y una cámara dural trasera de 12 Mpx y 5 Mpx y ƒ/2.0 con la secundaria para labores de profundidad de campo. Incluye wifi 802.11ac y Bluetooth 4.2. Hay un lector de huellas dactilares en su parte trasera.

El precio del modelo de 3+32 GB es de 999 yuanes o unos 128 euros al cambio directo sin impuestos, y el de 4+64 GB tiene un precio de 1399 yuanes o unos 179 euros al cambio directo.