Dentro del sector de las tarjetas gráficas, tanto AMD como Nvidia se limitan básicamente a diseñar arquitecturas gráficas, implementarlas en diversos modelos de unidades de procesamiento gráfico (GPU), y solicitar su fabricación a una fundición de chips. En ese punto, se las venden a los fabricantes de tarjetas gráficas, generalmente en forma de kit con la memoria a utilizar, además de proporcionarles un diseño básico de placa de circuito impreso para implementarlo. Por tanto, que un fabricante de tarjetas gráficas haga una devolución no es común, pero si la hace en gran cantidad es un auténtico problema.

Con la bajada de ventas de las tarjetas gráficas de Nvidia y AMD, hay actualmente sobreexistencias de ellas, pero los fabricantes prefieren mantener un mayor margen de beneficios que bajar el precio para eliminar inventario. Ante esta situación, aparentemente un fabricante importante socio de Nvidia le habría devuelto 300 000 GPU, ante un atasco total que tendría en la venta de sus productos. Es una enorme cantidad de tarjetas gráficas sin salida, y no veo probable una devolución de ese tamaño a Nvidia, aunque así lo aseguran en SeekingAlpha.

geforce_gtx_1080ti_front_1488313998_575px.jpg

La propia Nvidia, inicialmente, avanzó que la situación de la criptominería se normalizaría en el tercer trimestre del año, y Jensen fue muy precavido al asegurar que no podían aumentar en exceso la producción por temor a tener que comerse con patatas las GPU producidas de más. El sector de la criptominería ha pinchado antes de tiempo, desde principios o mediados de este segundo trimestre de 2018, por lo que sí que puede haber un exceso de existencias de las GPU de Nvidia. Que no me parece improbable debido a la atípica oferta en tarjetas gráficas llamada GeForce Days que ha iniciado Nvidia, con descuentos desde la GTX 1060 hasta la GTX 1080 Ti.

Aun así, veo factible que las nuevas GeForce serie 11 se pongan a la venta en el tercer trimestre debido a que las GPU ya deben de estar siendo producidas por TSMC, y no dar salida a unos chips que ya les sale bastante baratos a Nvidia como son los de Pascal de hace dos años es bastante menos importante que no dar salida a las GPU con arquitectura puntera y chips con litografía más cara de producir que es la que usará para la serie 11. Sobre todo cuando hay tanta gente esperando a las nuevas tarjetas y que no va a comprar las de la serie 10.

Se hace referencia a que Nvidia está comprando en grandes cantidades la memoria GDDR5 para proporcionar con ese inventario de 300 000 GPU devueltas. Puede ser la causa de que Jensen dijera que «queda mucho» para las nuevas GeForce, por lo que si bien creo que seguirán siendo presentadas y puestas a la venta en el tercer trimestre, rebajo mis expectativas de que lo haga. Los rumores son rumores, pero habiendo información que dice una cosa y la contraria, es difícil de ver algo entre tanto humo.

Vía: WCCFTech.