AMD puso a la venta el año pasado las tarjetas gráficas Radeon RX Vega como parte de unos lotes que incluían una placa base y procesador Ryzen —y un par de juegos de regalo— para facilitar montarse un equipo potente a un menor coste. El ahorro era de 100 dólares más el regalo de Doom y Prey, y el acceso a descuentos en monitores. Algo similar va a hacer la compañía para la puesta a la venta de los nuevos Ryzen 2000, aunque en esta ocasión recurre a MSI, y para deshacerse de inventario de los Ryzen 1000.

Con el nombre de Combat Crates, AMD y MSI pondrán a la venta estos lotes con una placa base con B350 Tomahawk y una tarjeta gráfica Radeon RX 580 Armor. Se podrá elegir entre un Ryzen 5 1600 y un Ryzen 7 1700, que ciertamente no son ideales para jugar a 1080p, aunque tampoco debería limitar sustancialmente a la RX 580. Por el precio adecuado puede conformar la base de un PC más que decente para jugar. Además facilita el acceso a tarjetas gráficas Radeon RX 580, cuyo precio sigue bastante alto debido a la fiebre de la criptominería —la cual en la última semana ha empezado de nuevo—.

67146 bytes 50595 bytes

Vía: Videocardz.