Spotify ha estado teniendo en los últimos tiempos una serie de problemas con su aplicación para Android. La compañía ha ido cerrando el uso de diversas aplicaciones modificadas de Spotify que permiten acceder a todo el catálogo musical sin escuchar anuncios y sin pagar la suscripción mensual que permite eliminar dichos anuncios. Sin embargo, todavía le queda mucho camino y puertas traseras que cerrar ya que ha indicado que hay dos millones de usuarios piratas utilizando su servicio.

Debido a los estrechos márgenes de beneficios que tiene la compañía, supone una pérdida de unos 240 millones de dólares al año que aun así tiene que pagar a las discográficas por haber sido retransmitidas las canciones. A finales de 2017, Spotify contaba con 157 millones de usuarios registrados, 71 millones de los cuales son de pago, frente a los 38 millones de suscriptores con que cuenta Apple Music este marzo.

Esos dos millones de piratas también utilizan versiones modificadas de la aplicación de Spotify para Android, las cuales van evolucionando a medida que Spotify va cerrando nuevos agujeros de seguridad en su forma de retransmitir y controlar la emisión de música.