Apple se metió de lleno en el sector musical con la compra de Beats, sobre todo por el servicio de música bajo demanda que tenían en desarrollo. La experiencia en el sector musical de los directivos de Beats era fundamental para la estrategia de Apple de abandonar iTunes en pos de un servicio de música adaptador a la era pos-Spotify. El pasado septiembre Apple Music contaba con 30 millones de suscriptores, y cinco meses después ha conseguido aumentar hasta los 38 millones de suscriptores, según lo indicado por Eddy Cue en la convención SXSW.

Gracias a esa renovada apuesta por la música ha llegado al mercado uno de los mejores altavoces para audiófilos que hay, el HomePod, y su integración con Siri permitir controlar perfectamente el servicio Music. Apple está tomando otras medidas para incentivar la suscripción a Music, que cuesta 9.99 euros para una persona al mes o 14.99 euros para hasta seis usuarios, como una mayor relevancia de las búsquedas de música en iOS y macOS a través de Siri, una aplicación para Android, y actualizaciones continuas del contenido acompañado con vídeos y exclusivas en nuevos lanzamientos.

Los 38 millones de suscriptores son todos de pago, por lo que la evolución de suscriptores es mucho más rápida que la de Sportify, servicio rival que cuenta con 71 millones de suscriptores de pago. Otros como Music Unlimited de Amazon tiene 16 millones de suscriptores de pago, y Pandora ronda los 5.5 millones.