La música bajo demanda se está convirtiendo en un negocio bastante rentable. Spotify, el servicio de este tipo más popular del mundo, anunció hace poco tiempo que ya había conseguido superar los 70 millones de suscriptores. No obstante, Apple empieza a ser su enemigo a temer en algunos mercados.

Apple Music, el servicio de la compañía de Cupertino, está creciendo a un ritmo vertiginoso en Estados Unidos, aumentado sus suscriptores a un ritmo del 5 por ciento mensual. Spotify, por su parte, solo crece un dos por ciento mensual, por lo que Apple en no mucho tiempo puede convertirse en el servicio de música bajo demanda preferido por los estadounidenses.

En todo el mundo, Apple Music tiene 36 millones de suscriptores. Esta cifra no es tan mala, teniendo en cuenta que llegó más tarde que Spotify. Además, a largo plazo, Apple puede acabar imponiéndose al servicio sueco, ya que cuenta con unas cuentas bien saneadas y está en una mejor posición para negociar con las discográficas.

Vía: The Verge.