AMD invirtió más de 300 millones de dólares para posicionarse como el principal socio de GlobalFoundries, una de las pocas fundiciones de chips que está casi preparada para fabricarlos a 7 nm. GlobalFoundries y AMD indicaron que se saltarían el proceso de fabricación a 10 nm para traer antes al sector de consumo el proceso de 7 nm. Su desarrollo ha ido bastante rápido, y no sería raro verlo en algún producto puntual antes de final de año, aunque no se espere realmente hasta 2019.

El director técnico jefe de GlobalFoundries, Gary Patton, ha indicado que gracias a este proceso de 7 nm, el tamaño de los chips se va a reducir a bastante menos de la mitad y que las frecuencias máximas podrían llegar a 5 GHz. Se podría pasar de un chip Zeppelin usado en los Ryzen 1000 con un tamaño de 213 mm2 a uno con 80 mm2 según lo indicado por Patton.

Además de la mejora de potencia relacionada con mayores frecuencias y menor consumo/recalentamiento, es más probable que AMD aproveche para los Ryzen 3000 ese espacio liberado para incluir más transistores o meter más núcleos, y hacer de esta serie una que sea bastante más potente que los Ryzen 2000.

Vía: Guru 3D.