Dentro de los proyectos más o menos interesantes que han llegado recientemente a los servicios de micromecenazgo está PocketSprite. Se trata de una Game Boy funcional pero de un tamaño muy pequeño. De hecho, tiene tan solo 55 mm × 32 mm × 14 mm, con una pequeña pantalla a color de 25 × 22 mm y con una resolución de 96 × 64 píxeles. Su precio es de 55 dólares para los que quieran apoyar el proyecto a través de Crowd Supply.

No es la única microconsola portátil que ha recurrido al micromecenazgo, pero tiene un acabado bastante buenoy además proporcionan una comparativa en la web anterior de lo que tiene de mejor frente a sus competidores —ArduBoy, BittBoy y PocketStar—. El interior del mismo es relativamente sencillo, con una pequeña placa base, un pequeño altavoz de 13 mm y la batería. Dspone de la cruceta de movimiento, así como los dos botones de acción para poder disfrutar de los juegos.

/storage/geek/posts/2018/02/09/pocketsprite_open_no_watermark_png_project_body.jpg
Ampliar t

Dispone de un conector micro-USB para recarga, pero para añadirle los juegos se hace a través de wifi creando una red punto a punto. Incluye un pequeño procesador ESP32 con 520 KB de RAM y funcionando a 240 MHz, frente a los 4.19 MHz y 16 KB de memoria de la Game Boy original. También dispone de Bluetooth, y la batería según los creadores permite jugar durante horas. El software utilizado es de código abierto y se puede encontrar en GitHub.

PocketSprite ya ha recaudado 30 000 dólares de los 20 000 dólares que necesitan para llevar el proyecto adelante, y se empezará a enviar a partir del 15 de abril.