Samsung terminó de construir a mediados del año pasado una nueva planta de producción de semiconductores en Pyeongtaek (Corea del Sur). Llegó para aliviar la escasez actual de chips de DRAM y NAND usados en módulos de memoria y en los SSD. Aunque la compañía estaría a punto de llegar a un acuerdo con el Gobierno chino para crear una nueva instalación de producción de estos chips, por ahora ha anunciado que va a expandir la producción en Pyeongtaek con una segunda fábrica.

El proyecto se iniciará en la primera mitad de 2019, y supondrá hasta 2021 de una inversión de 22 800 millones de euros adicionales. Samsung es quien más en serio se está tomando la expansión de producción de chips de NAND y DRAM, aunque solo sea porque va en el propio beneficio de la compañía al ser el principal fabricante de electrónica de consumo del mundo. Tener que recurrir a otras compañías para comprar sus chips termina saliendo bastante más caro al conglomerado de Samsung y sus subsidiarias.

El nombre de esta nueva fábrica, por ahora, es simplemente Proyecto P2, para el cual la compañía ya ha procedido a realiar algunas contrataciones de servicios, como la procuración de un suministro de gas. Teniendo en cuenta que la fundición de chips de Pyeongtaek ya es actualmente la mayor instalación dedicada a este propósito de la industria, como la expansión del campus va a revalidar esta ubicación como uno de los centros neurálgicos del sector.

Vía: TechPowerUp.