Algunos de los productos más vendidos de las pasadas navidades, o al menos muy por encima de lo que esperaban sus fabricantes, fueron los relacionados con los asistentes personales. Eso incluye a Alexa de Amazon y el Asistente de Google, aunque recientemente haya entrado en este terreno Apple con el HomePod, el cual integra a Siri. Con Rick Osterloh al mando de la división de hardware dentro de Google, su objetivo es maximizar la competitividad de la compañía en este terreno, tomando decisiones como adquirir parte de la plantilla de HTC para desarrollar sus teléfonos.

La siguiente va a ser integrar una de las otras compañías de hardware de Alphabet —la empresa matriz de Google—, como es Nest, la cual está dedicada a dispositivos de domótica. Un terreno que choca de lleno con los productos que está produciendo Google en ese terreno como las distintas versiones de Home, las cuales incluyen al Asistente de Google.

Osterloh recuerda que Nest se unión a Google hace cuatro años, y desde entonces ha expandido su portafolio de productos, «vendiendo más dispositivos en 2017 que en los dos años anteriores juntos. El único dato que se conoce es que Nest ha vendido 11 millones de dispositivos desde 2011. Además, Google ha vendido decenas de millones de sus productos Home en 2017», y destaca el éxito que es el Asistente a la hora de contestar a las preguntas del usuario y llevar a cabo las acciones que se le pidan, ya que se integra con otros productos de domótica.

«Al trabajar juntos seguiremos combinando hardware, software y servicios para crear un hogar seguro, más amigable con el medioambiente, más inteligente e incluso que ayudará a ahorrar dinero. Todo ello con la inteligencia artificial de Google y el Asistente en su núcleo». Nest mantendrá su sede de Palo Alto —de momento—, por lo que al menos mantendrá el desarrollo de una parte de los productos de domótica de Google. Tanto Osterloh como el actual director ejecutivo de Nest, Marwan Fawaz, han apuntado a que el mundo está cambiando rápidamente y Google tiene que estar a la altura de estos tiempos.

Vía: The Verge.