Kaz Hirai, director general de Sony, ha sido el que ha liderado el cambio en los últimos años de la compañía, y el promotor de que PlayStation tuviera un papel más predominante en sus cuentas. Un éxito inesperado, ya que pocos podían prever el traspiés de caída tan dura que tendría Microsoft con la Xbox One. Ahora, Hirai ha anunciado que va a abandonar su puesto en pos de dedicarse a otras cosas en su vida, una vez ha finalizado la primera parte de las reformas iniciadas en Sony. Su marcha se hará efectiva en abril.

La compañía ha vendido 9 millones de consolas en el último trimestre de 2017, frente a los 9.7 M que consiguió vender en el mismo periodo de 2016, situándose las totales en los 76.5 M. La Xbox One X se ha dejado notar en este caso, ya que las ventas de videojuegos sigue aumentando sin cesar. La división de Videojuegos y Servicios en Red, que engloba todos los productos PlayStation, aumentó sus ingresos un 16.2 %, hasta los 5288 M€.

Todas las demás divisiones de Sony han conseguido beneficios, aunque no todas han aumentado sus ingresos. Eso incluye la venta de teléfonos, de la que la compañía ya no es nada dependiente, y en el último año apenas ha presentado modelos nuevos. Los de gama alta se han vendido de acuerdo con las predicciones de Sony, pero no se pueden calificar de éxito.

La compañía tuvo unos ingresos de 19 200 M€, con unos beneficios de 2577 M€.